Monterrey

Miguel Moreno Tripp: Aterrizaje suave

Un período de crecimiento más lento para enfriar la economía.

El soft-landig o aterrizaje suave se refiere a que le pasará a la economía una vez que se frenó para mantener la inflación a raya: esa es la principal razón de ser de la política económica aplicada por los bancos centrales.

De acuerdo con el CFA, “hay evidencia de ciclos en la economía que a menudo duran de 9 a 11 años llamados el ciclo económico … y representa las fluctuaciones del PIB en relación con la tendencia de crecimiento de la economía a largo plazo. Un ciclo económico típico tiene cinco fases: recuperación inicial, repunte temprano, repunte tardío, desaceleración y recesión”.

No alcanza el espacio para una descripción completa de cada uno, pero podemos comentar lo siguiente de forma sucinta: Recuperación inicial: suele ser una fase corta de unos pocos meses en la que la economía se recupera de su desaceleración o recesión … En la fase inicial de recuperación, a menudo hay políticas económicas estimulantes de los gobiernos en forma de tasas de interés más bajas o bien, déficits presupuestarios.”

Repunte temprano: “Después del período de recuperación inicial, la confianza ha aumentado y la economía está ganando algo de impulso. Este es el período más saludable del ciclo, en cierto sentido, porque el crecimiento económico puede ser robusto sin signos de inflación marcadamente más alta”.

Repunte tardío: “… la economía está en peligro de sobrecalentamiento. La confianza es alta; El desempleo es bajo. La economía puede crecer rápidamente. La inflación comienza a repuntar, y los salarios se aceleran a medida que se desarrolla la escasez de mano de obra”.

“Los bancos centrales pueden apuntar a un aterrizaje suave, es decir, un período de crecimiento más lento para enfriar la economía”. Aquí está la clave: ¡enfriar la economía para frenar la inflación, pero no a costa de una recesión!

Desaceleración: “… la economía se está desacelerando, generalmente bajo el impacto del aumento de las tasas de interés. La economía es especialmente vulnerable en esta coyuntura a un shock, que puede convertir un aterrizaje suave en una recesión. La confianza empresarial comienza a vacilar. A pesar de la desaceleración, la inflación a menudo sigue aumentando … Esta fase puede durar solo unos pocos meses, como en los Estados Unidos en 2000, o puede durar un año o más, como en los Estados Unidos en 1989-1990 y 2009-2011″.

Recesión: “Una recesión se define convencionalmente como dos caídas trimestrales sucesivas en el PIB [Aunque, como dice el clásico, hay quien tiene otros datos o más bien otros criterios] … Una vez que se confirma la recesión, los bancos centrales flexibilizan la política monetaria, pero solo con cautela al principio. Las recesiones suelen durar de seis meses a un año. Tanto la confianza del consumidor como la de las empresas disminuyen ... En una recesión severa, el sistema financiero puede verse estresado por deudas incobrables, lo que hace que las fuentes de financiamiento se vuelvan extremadamente cautelosas. A menudo, las recesiones están marcadas por bancarrotas importantes, incidentes de fraudes o llegar a una crisis financiera. El desempleo puede aumentar rápidamente, ejerciendo una presión a la baja sobre la inflación”.

El ciclo se repetiría cuando se presentara la recuperación inicial. El objetivo es mantener a raya la inflación, pero no a costa de una recesión. La pregunta crucial es ¿cuándo empezar a bajar la tasa objetivo?

Ps1. No está bien traer rémoras de regímenes dictatoriales fracasados para adoctrinar niños mexicanos. Es perverso. “México no se convertirá en Venezuela” o ¿cómo era?

Ps2. Directivos del SAT relacionados con factureras: ¿no que es delito? ¿Queda algo honesto en la actualidad?

COLUMNAS ANTERIORES

Jorge Moreyra: La importancia de los Mantenimientos Preventivos desde el punto de vista de Seguridad Industrial
Reporta AC alza de 7.5% en Ebitda y 4.7% en venta en II-2024

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.