Monterrey

Jesús Garza: La próxima potencia no será China

Actualmente enfrenta graves problemas debido a la falta de mano de obra.

La economía china ha tenido un crecimiento económico impresionante desde su apertura económica en la década de los 80s. La industrialización y desarrollo manufacturero contribuyó a su sólido crecimiento económico liderado por el sector exportador. La tasa de crecimiento promedio anual de 1980 a 2021 ha sido 9.2 por ciento (impresionante).  

A raíz de ello, China redujo la pobreza de manera sobresaliente en apenas dos décadas. Además, a partir de la década de 2010, comenzó una fuerte inversión en el sector tecnológico que detonó mayor prosperidad y valor agregado en su producción. Sin embargo, China enfrenta graves problemas en el futuro debido a la falta de mano de obra. La política por décadas de un hijo por familia está perjudicando su crecimiento potencial, y a diferencia de los países desarrollados, no tienen procesos de inmigración para compensar la falta de trabajadores.

Así, las décadas de un crecimiento sostenible de doble dígito parece que no volverán. De hecho, China se espera crezca cada vez a un menor ritmo hacia el futuro según el Fondo Monetario Internacional (FMI). En contraste, la India está tomando la batuta como el país con una de las tasas de crecimiento más elevadas del mundo.

En 2022, creció a 7 por ciento anual, superando por mucho a las expectativas de mercado. En contraste, China creció solamente 3 por ciento anual ese mismo año, siendo superado por primera vez por la India desde 2016. Esta tasa de crecimiento es la menor para China desde 1976. Si bien, una parte de la desaceleración económica en ese país se debió a las políticas de confinamiento (por Covid) y a una menor demanda de productos manufactureros globales, también le comienzan aquejar problemas estructurales importantes.

Para 2023, el crecimiento en China y la India se estima será de 5.2 y 6.1 por ciento anual respectivamente. Asimismo, para 2024 el FMI pronostica crecimientos de 4.5 y 6.8 para China e India, respectivamente. Hacia adelante se pronostica una aceleración económica importante para India que superará a China. Las razones de esta aceleración son diversas.

La India, a diferencia de China, no tiene problemas poblacionales. De hecho, se espera que supere este año la población china. En contraste con China, es una democracia funcional (de hecho la más grande del mundo) que contrasta con un gobierno autoritario chino. Además, el gobierno le apuesta a la educación y competencias para el desarrollo económico del país. Esto aunado a una inversión sólida en tecnología lo que ha detonado la creación de cientos de miles de startups tecnológicos (que tienen un mayor valor agregado). Así, creo que la India superará a China en el futuro y se consolidará como el nuevo tigre asiático.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la SHCP e investigador en el Banco de México.

COLUMNAS ANTERIORES

Pablo Pérez: El sistema financiero mexicano y su impacto en el sistema de pensiones
Jorge O. Moreno: El agua en Nuevo León

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.