Monterrey

Alfonso Cornejo: El Líder para el contexto actual

Ante un medio ambiente competitivo muy dinámico la empresa se encuentra sometida a muchas presiones y a diferentes retos, resultado de la combinación de escenarios mundiales inéditos. Se pensaba que la época post pandemia sería un momento para tomar la cosas con calma, sin embargo, la alta presión del medio ambiente competitivo se mantiene, aunque ahora con una diferente combinación de variables involucradas.

Cada líder, dentro de la organización, es clave para enfrentar los desafíos. En sus manos tienen la estrategia, la decisión, la dirección, motivación y empuje hacia los resultados que se esperan. Cada líder es un pilar que soporta el peso organizacional y con sus decisiones y acciones contribuye en cada logro hacia la consolidación de resultados.

¿Qué hacer en estos momentos para obtener el mejor desempeño de la organización?, ¿Qué tipo de estrategias, iniciativas o acciones tomar para maximizar el empuje que generan los líderes en cada rincón de la empresa?, ¿Qué apoyos brindar a través de los líderes para alcanzar los objetivos a pesar de los retos y obstáculos que vivimos actualmente?

El escenario competitivo es difuso y no hay una fórmula clara y directa que guíe a las empresas a alcanzar el éxito a través de sus líderes. En las últimas décadas hemos pasado por modas administrativas y metodologías de alto impacto que han permitido optimizar la estrategia, mejorar la calidad en productos y en servicios, innovar, agilizar procesos, simplificar estructuras y digitalizar la corporación.

Como resultado de todo lo anterior, tenemos en este momento ya un gran portafolio de herramientas y metodologías y, sin duda, establecen la pauta de acción hacia la competitividad, que nos mantiene ocupados en el día a día, pero ¿cómo podemos habilitar a los líderes a enfrentar esos retos de hoy para los cuales no tenemos esa fórmula ya preparada?

Con el fin de dar un poco de luz dentro de este entorno difuso, podemos mencionar lo que varias consultoras internacionales y autores de diversas publicaciones recomiendan para el desarrollo y fortalecimiento del liderazgo.

Orientación al resultado: Establecer claridad estratégica. Roles y responsabilidades claras. Objetivos y metas como guía del desempeño. Dirección, contribución y rendición de cuentas. Gestión de resultados basado en ciclos trimestrales y mensuales.

Adaptación al formato híbrido: Balance cuidadoso de las sesiones presenciales o remotas. Líder atento de su gente y su desempeño aún en la distancia. Mantener temas culturales y el rigor organizacional en el ambiente hibrido.

Organización: Reducir el número de reuniones remotas optimizando el valor y contenido de la reunión. Promover el mejor uso de recursos y buscar la eficiencia. En este contexto el uso efectivo del tiempo se vuelve más crítico.

Iniciativas y proyectos: Involucramiento del personal en las iniciativas estratégicas. Aplicación formal de metodologías de Administración de Proyectos y Administración del Cambio para asegurar formalidad y el éxito de las iniciativas.

Comunicación: Líder comunicando de manera permanente próximos pasos, temas críticos y avance en resultados. Comunicación fluida y fortalecimiento de la colaboración, ante todo. Definir uso de canales de comunicación. Agilizar el formato de mensajes y asegurar que se transmiten por el canal correcto para que todos pueden hacer un uso efectivo de la información.

Liderazgo: Inteligencia emocional. Resiliencia. Integrar y organizar a equipos. Al pendiente del desempeño de colaboradores. Asegurar que la gente vea el trabajo como un reto y se mantiene interesada y motivada. Reconocimiento de colaboradores. Cercanía e interés por su gente, aclarando dudas, pero no micro gerenciando.

Desarrollo: Proporcionar las herramienta y principios para que los colaboradores puedan desempeñarse de la mejor manera posible y puedan hacer frente de manera efectiva a los retos qué les plante cada situación. Dirección de colaboradores a través de coaching y mentoría.

Ritmo: Mantener un flujo de actividades soportado por la sinergia, colaboración entre áreas y enfoque que detone la rapidez en la ejecución de tareas como componente cultural. Eliminar cuellos de botella, silos y burocracia, que permita llevar a cabo actividades de manera ágil.

La empresa jugará un rol relevante para que los líderes puedan ejercer su rol de la mejor manera, y con la alta contribución esperada, una vez que se realizan algunas definiciones claves dentro de este nuevo ambiente de trabajo, que promueva el respeto, dedicación, profesionalismo y rendición de cuentas.

A pesar de los retos cambiantes del medio ambiente competitivo, afortunadamente estamos a muy buen tiempo de crear un sistema de trabajo que detone la sinergia entre colaboradores y la rentabilidad esperada.

El autor es Consultor y Profesor del Departamento de Estrategia y Liderazgo de EGADE Business School, del Tecnológico de Monterrey.

COLUMNAS ANTERIORES

Recibe Red Ambiental reconocimiento de medio ambiente
Lissely Ancira: Explorando Oportunidades de Inversión en Hoteles Boutique

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.