Monterrey

Daniel Maranto: Lo que las organizaciones podemos aprender del liderazgo en el reino animal

Hay mensajes que la naturaleza ofrece para ser aplicados en el ámbito organizacional.

En esta oportunidad, comparto reflexiones de lo que podemos aprender de las manadas para la selección de su líder. Me llama mucho la atención cómo se elige al líder en el reino animal, reconociendo que como humanos somos parte de ese reino. Hay mensajes que la naturaleza ofrece para ser aplicados en el ámbito organizacional. En un sentido más amplio, observando la vida en la naturaleza tenemos mensajes de aprendizaje para la vida laboral.

Es interesante aprender cómo en algunas especies quien encabeza al grupo es de sexo femenino. Lo cual, para la vida organizacional humana, nos debe llevar a tomar acciones para que las posiciones de liderazgo sean asignadas en función del mérito, conocimiento y capacidad para generar valor y no en función del sexo.

Algunas especies forman alianzas entre los miembros de una manada para lograr posiciones de liderazgo. En el contexto organizacional, es la formación de redes de contacto o coaliciones entre colegas quienes se van apoyando para avanzar a posiciones de mayor responsabilidad en la organización. Esto es bien interesante desde la perspectiva organizacional, además de ser personas competentes, las conexiones y ser positivamente conocidos en el medio profesional incrementará las posibilidades de tomar posiciones de liderazgo.

Otras especies se basan en el aspecto físico del integrante para seleccionarlo como su líder, lo cual pudiera tener también un mensaje de aprendizaje para el campo organizacional humano. Una buena presencia y que denote ser una persona saludable en el sentido amplio, aunada a un conocimiento cabal del tema en cuestión, abren la posibilidad de tomar posiciones de liderazgo. El vestir de acuerdo con la circunstancia y propiciar diálogos inteligentes hacen que la persona sea reconocida y con ello, de manera natural, se incrementará la posibilidad de tomar posiciones de más responsabilidad en las organizaciones.

Otras especies valoran el conocimiento y la experiencia acumulada, el cual también es mensaje valioso para el liderazgo en la vida organizacional. La continua preparación y el hecho de generar experiencias relevantes a lo largo de la vida son activos valiosos para acceder a posiciones de liderazgo organizacional. En esta misma línea, otras especies valoran el prestigio y los logros. Tomar posiciones de mayor responsabilidad se va construyendo a través del tiempo por los resultados probados que la persona pueda aportar. Otras especies elijen a su líder de manera democrática. Para el medio de los negocios, es un buen mensaje siempre que quien resulte electo lo haya sido por su probada capacidad de logro, reconocida por el grupo.

Otra perspectiva ofrecida por algunas especies es la posición jerárquica y que en muchos casos está determinada desde edades tempranas de los críos. El símil en las organizaciones son posiciones que se heredan y para las cuales se espera que la colaboradora o el colaborador ejerza una posición de liderazgo. Quien se encuentra en esa afortunada circunstancia, también tiene la responsabilidad de generar valor para la organización de una manera sostenible.

Así como algunas especies asignan el papel de líder por herencia, otras lo hacen por medio de la fuerza; quien derrota al oponente es líder. En las organizaciones también se da una competencia por posiciones de liderazgo. Tomado de manera positiva, el hecho de tomar la responsabilidad de liderazgo por medio de la fuerza se puede interpretar como la asignación de liderazgo a quien, con sus conocimientos, capacidad de servicio y perseverancia se hace merecedora o merecedor de esta responsabilidad.

De observar a la naturaleza podemos aprender muchos aspectos para la vida organizacional. Entre otros que podemos enfatizar es que las posiciones de liderazgo no tienen género, se deben basar en la capacidad de logro de la persona para ocupar dichas posiciones. También, el hecho de formar equipos de trabajo que se van apoyando mutuamente para avanzar en el medio organizacional y los méritos que la persona va logrando a lo largo de su vida le va abriendo posibilidades para tomar posiciones de mayor responsabilidad. Las manadas elijen a su líder en última instancia para asegurar su supervivencia como especie, lo mismo ocurre en las organizaciones; quienes tienen posiciones de liderazgo lo deben ejercer para asegurar la permanencia de la organización en el tiempo, generando con ello valor para sus diferentes públicos. La apariencia física puede relacionarse con la salud de la persona, más que enfocarse en el atractivo físico; cuidar la salud, ser una persona sana, ayudará a tomar posiciones que impliquen ser resiliente tanto física como emocionalmente. Observemos más detalladamente a la naturaleza, nos ofrece buenos mensajes de aprendizaje.

COLUMNAS ANTERIORES

Pablo Pérez: El sistema financiero mexicano y su impacto en el sistema de pensiones
Jorge O. Moreno: El agua en Nuevo León

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.