Monterrey

Daniel Maranto: La Estrategia y la Felicidad Organizacional

Los valores son el sustento sobre el que se construye la organización.

En esta aportación hago relaciones entre los valores organizaciones, la estrategia y su ejecución, y la felicidad de las y los colaborares. Los valores son el sustento sobre el que se construye la organización; entre otros, pueden ser rendición de cuentas, confianza, meritocracia, felicidad.

Éstos deben reflejarse en el día a día de la vida de la organización. Por ejemplo, si un valor declarado es el crecimiento profesional, con base en méritos obtenidos, entonces se debe tener los mecanismos diseñados e implantados para que así se dé el crecimiento del individuo en la organización.

Hacer estrategia es un proceso reflexivo para diseñar el futuro de la organización; ser estratega se puede entender como un estado mental, independiente de la posición organizacional, de fuerte orientación para entender, anticipar y crear un futuro para la organización. Destaco aquí que quienes avanzan en una estructura organizacional no únicamente dan los resultados que se espera de la posición, sino que también tienen la capacidad de hacer propuestas a los equipos directivos para crear un futuro para la organización.

Una estrategia, por ejemplo, puede ser participar los mercados menos competidos o incorporar alguna herramienta digital para atender más rápidamente al cliente y debe estar apoyada en procesos ágiles y con responsabilidades claramente definidas. La estrategia, como proceso de pensamiento abstracto, toma forma y entrega resultados a través de la ejecución impecable de los procesos, con responsables, objetivos claros y cumplimiento en los tiempos acordados.

Este proceso de definición y puesta en marcha de la estrategia dará mejores resultados si el estado de ánimo de las personas es de felicidad. Desde luego que siempre habrá momentos complicados, pero si en lo general se vive un ambiente de optimismo que emana desde el equipo directivo, los retos y la incertidumbre propia de trabajo, serán más llevaderas.

Para conseguirlo tenemos varios factores a considerar, desde la claridad de cómo el trabajo individual contribuye al objetivo de la organización hasta la congruencia entre lo que se dice y se hace y el cumplimiento de promesas hechas a las colaboradoras y los colaboradores.

También, los espacios físicos tienen un papel importante. Si bien la naturaleza del trabajo en una planta manufacturera puede ser cargado de ruido, el hecho de tener espacios para el debido descanso y la sana convivencia ayudará a la calidad de vida.

De igual manera, en los espacios de trabajo de las áreas administrativas con mobiliario ergonómicamente adecuado, con un diseño arquitectónico agradable y que facilite la interacción humana, contribuirá a tener espacios en donde las y los colaboradores sean felices. Desde luego que no se trata de ser feliz sin dar resultados, no es sostenible; como tampoco lo es dar resultados sin ser feliz, es una relación simbiótica.

El hecho de tener algunos instrumentos musicales, caminadoras para hacer algo de ejercicio, espacios cómodos para tomar un refrigerio, entre otros, son elementos que ayudan a generar un buen estado de ánimo que se refleje en los resultados organizacionales. Los espacios iluminados con luz natural y con vegetación ayudan a generar este estado de felicidad que contribuye a un mejor ambiente de trabajo.

Los factores ambientales pueden considerarse condiciones necesarias mas no suficientes para tener una organización feliz, el estado de ánimo que trasmitan quienes tienen posiciones de liderazgo hará el complemento.

Actualmente, la tecnología de comunicación facilita el trabajo de manera remota y debemos aprovecharlo, como también debemos aprovechar la presencia en los espacios de trabajo para generar conversaciones de diseño e innovación en donde la cercanía humana es importante. En esa misma línea, quienes tienen posiciones de liderazgo verán fortalecida la cohesión del grupo cuando se tiene presencia física como un medio para estar disponible como red de apoyo al trabajo del equipo.

En esta contribución he buscado ofrecer conexiones entre los valores, la estrategia y su ejecución y la felicidad de las colaboradoras y los colaboradores de la organización.

Desde luego que parecería extraño hablar de felicidad en el contexto de las organizaciones y más que hemos aprendido que en la organización estamos para dar resultados.

Ahora reconocemos que factores ambientales y ergonómicos adecuados, estados de ánimo positivos tienen un impacto favorable en el ser humano que es quien finalmente logra que los objetivos de la organización se alcancen. Mire usted los elementos aquí presentados, ¿facilitan que sus colaboradores sean felices y por ende contribuyan positivamente a los resultados organizacionales?

El autor es director de la sede Monterrey de EGADE Business School y profesor de Estrategia y Liderazgo.

Contacto: dmaranto@tec.mx

COLUMNAS ANTERIORES

Pablo Pérez: El sistema financiero mexicano y su impacto en el sistema de pensiones
Jorge O. Moreno: El agua en Nuevo León

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.