Monterrey

Lissely Ancira: Combustibles limpios

La solución a la contaminación del aire en Monterrey.

La zona metropolitana de Monterrey, México, ha enfrentado un creciente problema de contaminación del aire en los últimos años. Según el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), la región ha superado los límites recomendados de contaminación en varios contaminantes, incluyendo el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y las partículas en suspensión PM10.

La contaminación del aire en Monterrey tiene varias fuentes, incluyendo la industria, el tráfico vehicular y la quema de combustibles fósiles para la generación de energía. Los vehículos son responsables de la mayoría de las emisiones de monóxido de carbono y dióxido de nitrógeno en la región. La industria, especialmente la siderúrgica, es una importante fuente de dióxido de azufre y partículas en suspensión.

La contaminación del aire tiene graves consecuencias para la salud humana. El INECC estima que la contaminación del aire en la zona metropolitana de Monterrey causa alrededor de 3,000 muertes prematuras al año. Los contaminantes del aire pueden causar problemas respiratorios, cardíacos y cáncer de pulmón.

Es importante que se tomen medidas para reducir las emisiones y mejorar la calidad del aire en la región. Esto incluye la implementación de políticas ambientales más estrictas, la promoción de prácticas de producción y consumo más sostenibles, y la educación a la población sobre los peligros de la contaminación del aire y cómo pueden contribuir a reducirla. Recientemente se ha hablado de promover el uso de combustibles menos contaminantes.

Los combustibles menos contaminantes son aquellos que emiten menos dióxido de carbono (CO2) y otros contaminantes a la atmósfera en comparación con los combustibles fósiles tradicionales. Estos combustibles incluyen biocombustibles como la biodiesel y la bioetanol, así como combustibles de hidrógeno.

Una de las gasolinas más limpias disponibles en el mercado es la gasolina sin plomo, que no contiene el aditivo metálico plomo. Esta gasolina ayuda a reducir las emisiones de dióxido de azufre (SO2) y plomo en el aire. Sin embargo, todavía contiene hidrocarburos y emite CO2 al quemarse.

Otra gasolina no contaminante es la gasolina con bajo contenido de azufre (Gasolina BS-VI). Esta gasolina tiene un contenido de azufre extremadamente bajo (menos de 10 partes por millón) en comparación con la gasolina regular (que puede tener hasta 50 partes por millón de azufre). Esto ayuda a reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y dióxido de azufre (SO2).

En última instancia, el combustible más limpio disponible en el mercado es el gas natural vehicular (GNV). El GNV es un gas natural comprimido que se utiliza como combustible para vehículos. El GNV es más limpio que la gasolina y el diésel, ya que emite menos contaminantes y menos CO2.

En resumen, aunque no existe un combustible completamente limpio, existen opciones de combustibles menos contaminantes disponibles en el mercado. La gasolina sin plomo, la gasolina con bajo contenido de azufre y el gas natural vehicular son algunas de las opciones más limpias disponibles actualmente. Sin embargo, la transición a la electricidad y a la energía renovable es la mejor opción para un futuro con menos emisiones de CO2 y contaminantes que la zona metropolitana de Monterrey necesita considerar.

COLUMNAS ANTERIORES

Jorge Moreyra: La importancia de los Mantenimientos Preventivos desde el punto de vista de Seguridad Industrial
Reporta AC alza de 7.5% en Ebitda y 4.7% en venta en II-2024

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.