Monterrey

Gybram Vásquez: AMLO y la Guardia Nacional

El estudio nacional más reciente reflejó que el 67% de la población aprueba el trabajo del Presidente.

Recientemente la Secretaría de Gobernación federal anunció una consulta pública para escuchar la opinión de las y los mexicanos en materia de seguridad pública. Dicho ejercicio se realizará el próximo 22 de enero de 2023.

En Poligrama decidimos medir las preguntas que estarán en la consulta para saber cuál es el pulso ciudadano en la materia. El resultado, 7 de cada 10 ciudadanos aprueba el trabajo de la Guardia Nacional y está de acuerdo en que el ejército se mantenga haciendo labores de seguridad pública hasta el 2028.

Los datos llaman la atención, no por el resultado, pues era previsible que existiera una mayoría que aprueba, si no por lo vinculados que están a la aprobación que tiene actualmente el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Nuestro más reciente estudio nacional reflejó que el 67% de la población aprueba el trabajo del presidente, mismo dato de quienes aprueban el trabajo de la guardia nacional.

Históricamente el ejército y la marina son las corporaciones de seguridad mejor valoradas por la ciudadanía, pero en este sexenio su nivel de aprobación se ha incrementado, precisamente porque AMLO ha adoptado una narrativa de proteger e impulsar las labores del ejército a través de la Guardia Nacional.

Esta adopción que ha hecho el presidente López Obrador ha permitido que tanto el ejército como la marina tengan una mejor imagen. Con esto no quiero decir que la situación de inseguridad en el país haya mejorado, pues los datos lo que nos reflejan es que sigue siendo una deuda pendiente de la actual administración, pero sí son relevantes para entender por qué se le ha dado tanto poder y protección a las fuerzas armadas.

¿Que la narrativa del gobierno ha cambiado con respecto a la que se tenía cuando se era oposición? Sí. ¿Que la defensa actual es un espejo de lo que han hecho gobiernos pasados? También. ¿Que aún si estuvieran separados el ejército y el presidente López Obrador cada quien tendría una opinión positiva? Definitivamente.

Pero es tan conveniente para ambas partes que el matrimonio político siga vigente, que no hay en el horizonte una poderosa razón para pensar que el ejército y el presidente actúen diferente a lo que han venido haciendo. No mientras dos terceras partes del país estén de acuerdo con las decisiones que se tomen.

El autor es Licenciado en Ciencia Política por el Tec de Monterrey. Es Gerente de Proyectos y socio en Poligrama, empresa de investigación.

COLUMNAS ANTERIORES

Suben 13% ventas y 22% Ebitda de Kof en II-2024
Jorge Manjarrez: In memoriam

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.