Monterrey

Miguel Moreno Tripp: Remesas en su máximo esplendor

El monto de remesas en mayo de este año fue de USD$ 5,172 millones

De acuerdo con la información de Banco de México, el monto de remesas en mayo de este año fue de USD$ 5,172 millones, el máximo que se ha presentado desde que se publica la información por allá de enero de 1995 partiendo de un monto de USD$ 254.6 millones por mes.

Se presentó un crecimiento constante, cruzando los mil millones de dólares en enero del 2003. Para mayo de 2005, se llegan a los dos mil millones, pero se presentan reducciones en los siguientes años. No es sino hasta mayo del 2018 que se reciben más de tres mil millones de dólares en un mes. El siguiente hito son los cuatro mil millones recién en marzo del 2021 y finalmente en mayo de 2022 es que se reciben más de cinco mil millones de dólares.

Las cuatro clasificaciones que hace Banco de México son: Money Orders, Cheques Personales, Transferencias Electrónicas y en Efectivo y Especie. Para dicho mes de mayo, el 98.5% de las remesas fueron por transferencias electrónicas. Es importante esta distinción por temas de Prevención de Lavado de Dinero (PLD como se le conoce). En la clasificación de efectivo y especie, apenas un 1.6%, Money Orders, un 0.3% y nada vía Cheques Personales. El número de operaciones también presentó un récord: 13,615,474. El mínimo fueron 755,267 operaciones por allá de febrero de 1995 con un promedio desde entonces de 5,431,453 operaciones (básicamente vía transferencias electrónicas).

En donde no ha habido tanta variabilidad es en relación con el monto de dólares enviados por remesa vía transferencias electrónicas: de enero de 1995 a mayo de 2022, el promedio de dólares por remesa fue de USD$ 310.28. En esos 27 años, el máximo fue de USD$ 400.00 y el mínimo de USD$ 227.00. Para quienes gustan de la estadística, la desviación estándar fue de apenas USD$ 32.43. Me parece interesante que han aumentado en forma muy importante la frecuencia del envío de remesas en términos mensuales y sin embargo el promedio de dólares por remesa se ha mantenido. Habrá que ver quienes las envían: la hipótesis es que buena parte provienen de migrantes que lograron estar allá (legal o ilegalmente).

El festejar que lleguen récords de remesas es la aceptación tácita de que quiénes tuvieron la necesidad de encontrar seguridad, trabajo y condiciones para desarrollarse, tuvieron que ir a otro país ante el fracaso de nuestros gobiernos para propiciar condiciones económicas para crear oportunidades de trabajo. Además, se demuestra que el modelo económico de Estados Unidos es el camino por seguir: el sueño americano no podemos verlo más que con envidia de la buena. Las críticas solo demuestran envidia.

No he sabido de un solo caso de algún migrante que buscara ir a Cuba, Venezuela, Nicaragua, etc. México solo es de paso. Se quedarían aquí pero seguramente a la espera de poder cruzar, ojalá que sea legalmente.

¿Aguantar el ser denigrados para poder llegar a tener una vida mejor? ¿qué tanta es la desesperación que aguantan la angustia de enviar a sus hijos solos? ¿cómo es que llegan a resignarse a aguantar violaciones y tener que usar “la píldora mexicana”? Si bien les va es la privación de la libertad y a veces, hasta la muerte. ¿Ud. y yo, no sentimos vergüenza que, ante la necesidad y desesperación de una persona, todavía haya quien abuse? Es de las cosas más bajas qué puede llegar alguien que nació ser humano pero que dejó de serlo. En conclusión: País que expulsa a sus propios ciudadanos es un país que demuestra su fracaso como estado.

COLUMNAS ANTERIORES

Mónica Lenz: Burnout, la enfermedad silente de la pandemia
Fernando Reyes: ¿Olvidaste presentar tu declaración y te pusieron una multa? ¡Solicita su condonación!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.