Monterrey

Mauricio González: Mano de obra barata vs. costos logísticos

Los costos de fletes marítimos aumentan mes a mes y no se ve un final

En la década de los setenta se dio el despliegue de la globalización industrial, de los cuales cientos de empresas de todo el mundo se vieron beneficiadas al poder producir sus productos en otros países a un costo más bajo, principalmente por los bajos costos de mano de obra que, por ejemplo, podían ser hasta 10 veces más baratos en países como China, comparado con los costos de mano de obra de países europeos o de nuestro vecino Estados Unidos.

En los últimos 12 meses los costos de los fletes marítimos han aumentado de una forma que nadie lo hubiera imaginado, sin una relación lógica con los incrementos vistos en otros tipos de productos o servicios o en la misma inflación anual. Si comparamos el costo de un flete marítimo de Europa a Altamira en el mismo periodo de marzo 2021 contra 2022, podemos ver que ha aumentado un 487 por ciento.

Por otro lado, de acuerdo con datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos, el precio de los vehículos nuevos aumentó un 12.2 porciento en los periodos de enero 2021 a 2022.

Analizando estos datos, los planteamientos que hacemos son: ¿Quién está absorbiendo dichos costos logísticos? ¿Hasta dónde pueden llegar los costos de los automóviles, celulares o cualquier otro producto producido con componentes de todas partes del mundo y que se ensamblan en una locación? Definitivamente las empresas fabricantes de autopartes o componentes industriales han visto reducidos sus márgenes de utilidad, pero no podrán soportar mucho estas pérdidas. Por lo cual, una contramedida ante este reto es que las empresas desarrollen proveeduría local o en países vecinos para poder reducir y eliminar los costos logísticos marítimos que siguen subiendo mes a mes sin parar y que, como un laberinto no se les ve final.

Empresas que manufacturan componentes en Asia o Europa y que tienen sus procesos de ensamble final en Estados Unidos o México, están buscando la forma de producir dichos productos con proveedores del continente americano para así evitar fletes marítimos y poder volver a producir a bajo costo sin ver impactadas sus utilidades.

Todo está cambiando rápido y debemos de estar preparados para responder al mercado que necesita de proveedores calificados.

Mauricio González, miembro del Comité de Excelencia Operacional y Cadena de Suministro de Index Nuevo León.

Contacto: comites@indexnuevoleon.org.mx

COLUMNAS ANTERIORES

Luis España: SAT y SATNL no es lo mismo
Víctor Romero: Nearshore solución para abasto en la electrónica

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.