Monterrey

Alejandro Zertuche: El cateterismo que México necesita

¿Cómo está la salud de nuestro México como país?

Después de la revisión médica de rutina de nuestro presidente que terminó en un cateterismo cardíaco, es bueno saber que goza de buena salud según los comunicados oficiales, pero ¿Cómo está la salud de nuestro México como país?

Definitivamente nuestro país también necesita de un cateterismo que nos permita obtener un diagnóstico que nos revele ¿Qué es lo que está congestionando a nuestro país? y nos permita poner énfasis en resolver los conflictos para lograr la fluidez que México necesita.

No es sano perseguir los problemas más importantes que tenemos para intentar solo apagarlos, ya que nunca estaremos por delante de ellos. Mientras sigamos actuando de forma reactiva, los problemas tomaran siempre la delantera multiplicándose y haciéndose cada vez mas fuertes. Es momento de tener una segunda opinión  en el diagnóstico para saber exactamente el origen de lo que hoy nos estanca como país y nos mantiene lejos de lo que queremos para todos los mexicanos.

El diagnóstico no puede ser basado únicamente en macro datos nacionales. Es importante enfocar una revisión y un análisis para entender muy bien los problemas de ciudades grandes como Monterrey, Ciudad de México o Guadalajara. De igual forma no perder de vista a ciudades, con enormes problemas de inseguridad según la organización InsightCrime, como Irapuato, Cd. Obregón o Celaya. Es preciso también analizar las ciudades en el sur de nuestro país donde existe extrema pobreza. En fin, todo México debe estar representado para que no pareciera que se tapan los hoyos y aparezcan multiplicados por otro lado.

Un buen diagnóstico nos debe señalar claramente el camino para enfocar las fuerzas y resolver problemas de raíz. Hay un gran compromiso que se debe de tomar por parte del Estado y los gobernantes que lo manejan. Los ciudadanos debemos abrir los ojos y empezar a colaborar para co-crear el México que todos queremos. Es momento de despertar y dejar de ser víctimas de los que sucede para convertirnos en constructores de lo que queremos.

Al final, este sistema esta siendo construido por todos; por los que entienden y usan el poder así como por los que se dejan utilizar por ellos. Una mayoría está siendo manipulada por una grupo minoritario sin darse cuenta de que el miedo se está convirtiendo en su mejor acompañante; por ende prefieren quedarse en la comodidad de querer hacer lo mismo, pensar lo mismo y obtener lo mismo tatuando el paradigma de “Así es la vida”.

Cada vez hay mas personas despertando del sueño colectivo que nos mantiene atrapados en el mismo lugar. Sin embargo se requieren liderazgos conscientes que atiendan esto de frente y que se la jueguen por México ¿Dónde están todos esos líderes que representen una causa que realmente sea común? ¿Vamos a dejar que México siga creando obstrucciones a la fluidez que lo lleven a un infarto fulminante?

Hoy todos podemos ser los médicos para nuestro México, que ha enfermado de manera crónica porque así hemos dejamos que suceda. Podemos empezar a curarlo desde cada uno sumándonos a una nueva consciencia que nos permita observar cómo es que hemos sido cómplices de la degradación de su salud. Hacernos responsables de lo que nos sucede es el primer paso para hallar la cura final y poder extirpar esta enfermedad desde la raíz.

México no se va a curar solo y tampoco depende de un solo hombre para recuperarse. Todos debemos ser parte de la solución para que nuestro país comience a fluir con mejores resultados ¿Puedes reconocer lo que tú has aportado para que México siga enfermo?

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quién la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.

COLUMNAS ANTERIORES

Urge inversión para carreteras del noreste; lanza CMIC exhorto a Federación
Christiane Molina: Negocios conscientes en el corazón de la Planeación Estratégica

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.