Monterrey

Erick Flores: Se agitan preocupaciones por la política monetaria

Las preocupaciones por la política monetaria también se están agitando en México.

Esta semana los mercados tienen presente los nuevos temores de COVID, alimentados por una nueva variante sudafricana, mientras que los datos de empleos no agrícolas para el mes de noviembre en Estados Unidos será observado el viernes.

Los temores de COVID-19 y los datos de inflación en Europa se ciernen sobre los responsables políticos, que tienen que decidir el destino de dos esquemas de compra de bonos del BCE en solo tres semanas. El martes se publica la inflación de la eurozona para el mes de noviembre, el resultado de octubre fue del 4.1 por ciento y muchos ven que se mantendrá por encima del objetivo del 2 por ciento del BCE el próximo año. Los datos del IPC de Alemania, España y Francia se publican los lunes y martes.

A medida que aumenta la inflación, los halcones del BCE advierten contra mantener la política monetaria demasiado laxa durante demasiado tiempo. Mientras tanto, un nuevo gobierno alemán podría aumentar el salario mínimo en alrededor de un 25 por ciento.

Pero el resurgimiento del COVID fortalece a los conservadores del BCE mientras Europa lucha contra un nuevo aumento, y la noticia de una nueva variante del virus que se propaga desde Sudáfrica dispara la alarma.

Con la reducción gradual de la Reserva Federal en marcha, un sólido informe de empleo de noviembre podría reforzar el caso para aquellos que argumentan que su compra de bonos por 120,000 millones de dólares al mes debería deshacerse más rápido. Si bien la Fed proyecta que la recuperación se completará a mediados de 2022, el sólido crecimiento económico y la inflación que se ubican en más del doble del objetivo promedio flexible del 2 por ciento han provocado apuestas en una recuperación más rápida y subidas de tipos más tempranas.

Las expectativas de nómina se vieron impulsadas por los datos semanales que muestran las solicitudes de beneficios por desempleo en el nivel más bajo desde 1969. Se pronostica que los empleadores agregarán 563,000 puestos de trabajo, y cualquier cifra superior podría reactivar las recientes crisis del mercado de bonos y significar otro tramo más alto para el dólar.

El grupo de productores de petróleo OPEP + se ha aferrado a aumentos mensuales de producción de 400,000 barriles por día (bpd) desde agosto, desafiando las peticiones de los países consumidores de más petróleo para enfriar los precios de más de 80 dólares. Su reunión del 1 y 2 de diciembre se producirá justo después de la decisión de Estados Unidos de liberar 50 millones de barriles de petróleo de las reservas estratégicas.

Los recortes de producción de la OPEP + ascenderán a 3.8 millones de bpd a finales de diciembre, alrededor del 4 por ciento del consumo mundial. Las fuentes dicen que aún no hay discusiones sobre cómo responder a la medida de Estados Unidos deteniendo los aumentos de producción. Pero el grupo advirtió que la medida podría causar un exceso de petróleo el próximo año.

El nuevo crecimiento de las hipotecas está respaldando las esperanzas de que el crédito chino pueda llegar a un punto bajo, hay indicios de una tendencia hacia la flexibilización de las políticas. Si bien las tasas de referencia no han cambiado, se está presionando a los bancos para que otorguen préstamos a los desarrolladores, las autoridades buscan reducir los costos de financiamiento para las pequeñas empresas y se han movido para reforzar la estabilidad del yuan.

Los índices de gerentes de compras del martes podrían mostrar si la marea realmente está cambiando. De la misma manera, el mercado estará atento a la ciudad portuaria china de Dalian, donde COVID está en aumento.

Turquía acaba de ofrecer (otro) recordatorio de que una política monetaria prudente sí importa, más aún en los mercados emergentes en épocas de alta inflación. El presidente Tayyip Erdogan ha duplicado su opinión de que la inflación de dos dígitos puede controlarse recortando las tasas de interés. La lira respondió con una caída del 15 por ciento el martes que la dejó en aguas inexploradas. La moneda se ha recuperado parcialmente, pero el banco central puede realizar otro recorte de tipos en su reunión del 16 de diciembre.

Las preocupaciones por la política monetaria también se están agitando en México. Un dólar fortalecido, una inflación en aumento y una Fed en modo taper dejan a los bancos centrales de los mercados emergentes muy poco margen de error.

INDICADORES MACROECONÓMICOS IMPORTANTES

El martes, sacamos el PMI de fabricación de NBS de China continental, 53 es el consenso, después de una impresión de 52.4 en la lectura anterior. El índice de precios al consumidor (IPC) de la zona euro para noviembre debería ser de + 3.7 por ciento interanual. El índice de precios de viviendas Case / Shiller de Estados Unidos espera un resultado de + 20 por ciento interanual en septiembre.

El miércoles, el PMI manufacturero Markit de la zona euro debería ser de 58.6 en noviembre, después de un 58.6 en octubre. Las adiciones de trabajos de ADP en Estados Unidos para noviembre deberían ser sólidas en + 525K, después de una impresión de + 571K en octubre.

El jueves, la tasa de desempleo de los hogares de la eurozona debería ser del 7.3 por ciento en octubre, después de una impresión del 7.4 por ciento en septiembre.

El viernes, obtenemos datos de nómina no agrícolas de Estados Unidos para el mes de noviembre. + 531K fue la impresión preliminar de octubre. Las ganancias promedio por hora deberían estar aumentando + 5.0 por ciento interanual. La tasa de desempleo de los hogares de Estados Unidos debería ser del 4.5 por ciento en noviembre, después de mostrar una impresión del 4.6 por ciento en octubre.

Erick  Flores

Erick Flores

Especialista en Wall Street, líder de opinión en mercados americanos, innovador e impulsador de mercados y talentos, se desempeña como CEO de MKM.

COLUMNAS ANTERIORES

Crean Mipymes 65% de los nuevos empleos
Presentan resumen de Inventario de Emisiones del área metropolitana de Monterrey

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.