Monterrey

Patricio Morelos: Una fórmula llamada Mariana Rodríguez

Nos ha puesto a hablar de ella desde antes del proceso electoral por su posicionamiento en redes sociales.

Una buena amiga involucrada en la política local me platicó que cuando se presentó la oficina “Amar a Nuevo León” encabezada por Mariana Rodríguez, muchos políticos hombres se expresaron en contra porque “se iban a envalentonar” sus parejas mujeres.

Históricamente la mayoría de los espacios de poder en nuestro país y en nuestro estado han sido ocupados por hombres. El papel de sus esposas, como primeras damas, regularmente se ha reducido a estar en las sombras, o bien, a participar en eventos de beneficencia enfocados en ayudar a grupos vulnerables como lo son niños, madres solteras o adultos mayores.

Existen casos alrededor del mundo de primeras damas que tomaron un rol protagónico en el gobierno. Por ejemplo: Eleanor Roosevelt promovió los derechos humanos, Michelle Obama trabajó activamente en campañas contra la pobreza y la obesidad infantil, Eva Perón luchó para que se reconociera el derecho de las mujeres al voto en Argentina o Margarita Cedeño que llegó a ser vicepresidenta de República Dominicana.

En México, pero sobre todo en Nuevo León, no hemos visto en los últimos años a una primera dama que acumule los reflectores y la atención que hoy tiene Mariana Rodríguez.

Mariana nos ha puesto a hablar de ella desde antes del proceso electoral por su posicionamiento en redes sociales. Si el influencer marketing está bien o está mal. Después, tras la campaña, analizamos su papel en la victoria del actual gobernador Samuel García, y ahora, ya en el gobierno, sobre su intensa actividad y cobertura en Nuevo León.

Y sí, no hay duda de que Mariana Rodríguez es una persona polémica. Pareciera que o estás con ella o estás contra ella. Sus formas no son las más comunes, sin embargo, ha provocado a través de su posicionamiento digital que los ciudadanos hablen sobre temas que generaban poco interés como lo son los niños con enfermedades terminales o la violencia que se vive en casa.

Y sí, también se podrá decir que muchas de sus acciones, más allá de las buenas intenciones, tienen un objetivo político. Pero díganme ustedes qué gobernante, del partido político que ustedes prefieran, no hace un esfuerzo por manejar la percepción ciudadana. La política es un juego de percepciones y lo que no se comunica no existe, por lo que todos los gobiernos intentan comunicar cada una de las acciones que realizan para mejorar su relación con los ciudadanos, la diferencia está en la efectividad y el alcance que tiene cada persona.

Ahora bien, lo importante es que así como Mariana, tenemos que ver a más mujeres participar en política. Si ella, con sus formas polémicas, va a “envalentonar” a muchas mujeres, que lo siga haciendo. No solo en el papel de primeras damas, sino como presidentas, gobernadoras, alcaldesas, diputadas o en cualquier profesión que se decida.

Mujeres con diferentes perfiles y causas, pero que equilibren el ejercicio de la política.

Es así como el papel de la pareja del gobernante se tiene que discutir desde una perspectiva más amplia, porque aunque mucha gente lo olvide, no es un tema exclusivo de las mujeres. Hay muchos hombres que acompañan a sus esposas en la administración pública y que por machismo, no se involucran en el proyecto.

No podemos dejar de mencionar también a parejas del mismo sexo que se hacen presentes en la política. Tenemos el caso de Gauthier Destenay, esposo del primer ministro de Luxemburgo Xavier Bettel, que ha roto paradigmas y ha ayudado a  visibilizar la agenda de la diversidad sexual desde el poder.

Mariana Rodríguez está cambiando la forma de hacer política para las primeras damas. Es cuestión de entrar a sus cuentas de redes sociales para conocer cada aspecto de su vida. Lo que le gusta y lo que no le gusta. Lo que se compra, la ropa que utiliza o el restaurante que visita. Si se corta el pelo en apoyo a un niño con cáncer, se viste de princesa u organiza una rifa. Comunicar permanentemente es un riesgo. Mientras más hables, mayores posibilidades tienes de equivocarte. Pero también, ha sido esa comunicación permanente la que la ha convertido en un liderazgo protagónico del gobierno y la ha posicionado ante un grupo importante de electores como una defensora de las causas de los ciudadanos (el 64% de los neoleoneses están a favor de que participe activamente en la administración de Samuel García de acuerdo con la encuesta Poligrama de octubre).

Gobernar también es comunicar. ¿Veremos a más perfiles poner en práctica el estilo personal de comunicar de Mariana? Probablemente. Lo que tenemos que decir, para aquellos que piensen que convencer a las personas es fácil, es que no solo se trata de publicar fotos y videos en redes sociales, se trata de trascender al entender cuáles son los problemas de los ciudadanos, generar soluciones, comunicarlo a la gente y hacerlos protagonistas del cambio.

El autor es Maestro en Comunicación Política y Gobernanza Estratégica por The George Washington University. Profesor universitario en el Tecnológico de Monterrey y socio de Poligrama.

COLUMNAS ANTERIORES

Genera manufactura el 55% de los empleos en Nuevo León
Cemex participa en proyecto arquitectónico en Francia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.