Monterrey

Marco Pérez: Nuevos mecanismos presupuestarios para atender Desastres Naturales.

Ayer se publicaron en el Diario Oficial de la Federación.

Ayer 23 de noviembre, se publicaron en el Diario Oficial de la Federación, disposiciones específicas que establecen los mecanismos presupuestarios para ejecutar programas y proyectos para atender los daños ocasionados por fenómenos naturales, conforme lo dispuso la reforma a diversas leyes, publicada el pasado 6 de noviembre de 2020, en particular al artículo 37 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Como se recordará, las reglas para operar los recursos fideicomitidos en el extinto fideicomiso FONDEN, publicadas en el DOF el 3 de diciembre de 2010, fueron derogadas mediante decreto el 22 de Julio de este año 2021, y se dispuso que la Secretaría de Hacienda, a través de la Unidad de Política y Control Presupuestario emitiría o modificaría las disposiciones específicas para operar los mecanismos presupuestarios que permitan ejercer los recursos para atender los daños ocasionados por fenómenos naturales, presupuestados en el Ramo 23 de Provisiones Salariales y Económicas, y eso es precisamente lo que se publicó ayer y empieza a tener vigencia a partir de hoy.

De hecho, mediante decreto fechado el 6 de noviembre de 2020, se había dispuesto que a partir del 1o. de enero de 2021, el Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales no asumiría compromisos adicionales a los adquiridos previamente, salvo los relativos a los gastos de operación, y únicamente podrían llevarse a cabo los actos tendientes a su extinción.

Los remanentes de recursos de este Fideicomiso, se deberían concentrar a más tardar el 30 de junio de 2021, en la Tesorería de la Federación, por concepto de aprovechamientos, y se destinarían por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para la atención de desastres naturales, así como para cubrir las obligaciones pendientes y que no se paguen con cargo al patrimonio del Fideicomiso.

Por otro lado, el mismo decreto del 6 de noviembre de 2020, dispuso la continuidad de las erogaciones presupuestarias para atender desastres naturales, mediante la reforma al artículo 37 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, y a la letra se dispuso que:

“En el proyecto de Presupuesto de Egresos deberán incluirse las previsiones para llevar a cabo acciones preventivas o ejecutar programas y proyectos para atender los daños ocasionados por fenómenos naturales”.

El ejercicio de estos recursos se sujetará a las disposiciones que se establezcan en el Presupuesto de Egresos, así como a las disposiciones que emita la Secretaría, los cuales podrán destinarse a cubrir los gastos que se hayan devengado conforme a los fines antes referidos.

Las dependencias y entidades podrán celebrar compromisos plurianuales con cargo a los recursos y para los fines a que se refiere el primer párrafo de este artículo, con sujeción a las disposiciones que emita la Secretaría.

Las entidades federativas y sus municipios que cuenten con disponibilidades de recursos que hayan recibido en términos de lo señalado en este artículo pero que no se hayan podido ejercer conforme a las disposiciones específicas aplicables, deberán concentrarlas en la Tesorería de la Federación por concepto de aprovechamientos y se podrán destinar por la Secretaría para los fines a que se refiere el primer párrafo de este artículo.

Con estos cambios, es ahora la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana la que atiende los asuntos relacionados con los desastres naturales, y ya no la Secretaría de Gobernación, mientras que se establece expresamente que los acuerdos que hayan firmado los Gobiernos Estatales, bajo las reglas de operación anterior, del extinto Fideicomiso Fonden, ya sea con la Secretaría de Gobernación o con la Secretaría de Hacienda, siguen plenamente vigentes, en tanto no se firmen nuevos acuerdos.

Básicamente, los nuevos procedimientos son muy similares a las anteriores reglas de operación del FONDEN, y hay apoyos parciales inmediatos (API), programas de reconstrucción, proyectos plurianuales, y ahora incluyen la novedad de que estos recursos pueden ser aplicados a gastos de salud, con motivo de la pandemia, así como para contratar seguros que puedan potenciar los recursos federales.

Sin embargo, el decreto señala que los compromisos de gasto originados antes de 2017, a cargo del fideicomiso Fonden, deben ser finiquitados a más tardar el 31 de diciembre de 2022, mientras que los originados después de 2017, tienen de plazo hasta el 31 de diciembre de 2023, situación que parece contraponerse con la disposición de concentrar en la TESOFE al 30 de Junio, los recursos excedentes, situación que se recomienda revisar.

Finalmente, para el ejercicio presupuestal 2022, ya aprobado por los Diputados Federales, se asignaron $9,262.4 millones de pesos para atender desastres naturales, $9,054.9 millones de pesos directamente al FONDEN, y $207.5 millones de pesos a su prevención, a través del Fondo de Prevención de desastres naturales FOPREDEN.

Marco Pérez

Marco Pérez

Economista especialista en finanzas públicas, Socio Director de Econometría Aplicada SC, Conferencista y Catedrático a nivel doctorado.

COLUMNAS ANTERIORES

Roberto Mercado: Y las tarifas eléctricas van que vuelan
Patricio Morelos: Una fórmula llamada Mariana Rodríguez

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.