Monterrey

Thomas Michael Hogg: México se merece a Angela Merkel

Angela Merkel entendió durante sus 16 años qué es importante para el desarrollo y el bienestar de su país.

San Pedro Garza García, Boca del Río, Santa Fe, Polanco, Cabo San Lucas, Bosques de las Lomas, Punta Mita y Playa del Carmen son lugares que reflejan un bienestar económico de primer mundo y al mismo tiempo la brecha en términos del PIB per cápita con la mayoría de otros lugares, ciudades o estados. Según el último índice del CONEVAL (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social), los Estados Unidos Mexicanos han empeorado en términos de bienestar económico, rezago educativo, accesos a servicios de salud, pobreza y pobreza extrema.

Angela Merkel entendió durante sus 16 años qué es importante para el desarrollo y el bienestar de su país. De igual manera, sus antecesores Kohl, Schmidt o Adenauer tuvieron una visión y capacidad estratégica para desarrollar un país. Desde 1986 el PIB per cápita creció más de 10 por ciento anualmente en Alemania y se proyecta crecer 7 por ciento anualmente hasta 2026. El desarrollo obviamente no sólo debe ser económico sino también social, formativo, espiritual y ecológico. Pero lo que Merkel entendió es que la iniciativa privada juega un papel clave para lograr ser el motor de la economía europea. En las últimas décadas se formaron 10 mil empresas medianas que facturan entre 50 millones y 1 mil millón de Euros cada año. Estas empresas “Mittelstand” son responsables de más del 35 por ciento de la exportación alemana. Adicionalmente el segmento de las PyMEs con más de 3 millones de compañías corresponde a otro 30 por ciento de la exportación, aproximadamente 500 mil millones de USD anualmente. La clave del desempeño económico ha sido el enfoque al valor agregado (calidad e innovación) y esto trae un beneficio directo a sueldos altos con prestaciones como por ejemplo de 25 a 30 días hábiles de vacaciones pagadas al año. En eso me reclaman muchas veces: “Thomas, pues pusiste la barra muy alta de comparar México con Alemania o un líder político mexicano con Angela Merkel! No puedes comparar y pedir eso.” Entonces qué debemos o más bien deben ustedes aspirar para y con México. Una economía con crecimiento moderado. Políticos que no roban, no estorban y dejan que la economía se desarrolle libremente. Un político, hombre o mujer, que no haga daño. Un político que apoya a la IP. ¿O México puede y debe aspirar aún más de tener alguien tan capaz que logra empujar al país de lograr un “leap-frog” de desarrollo y crecimiento en todos los sentidos?

México es un país sobre-diagnosticado, pero sigue pagando la cuenta en temas de seguridad, crecimiento limitado, informalidad y salud. Aun así, México tiene un excelente talento humano y una mano de obra muy calificada, pero aún no se logra aplicar este talento en más proyectos productivos de alto impacto. En una reciente conferencia me preguntaron, ¿qué harías tú como presidente de México? Mi respuesta fue la siguiente:

Apoyar de forma contundente al desarrollo de las PyMEs en primer lugar. Modernizar las empresas con mejores prácticas de innovación, digitalización, ventas, mercadotecnia, finanzas y exportación. Lograr insertar miles de PyMEs en las cadenas globales de valor con certificaciones sectoriales. Incentivar los y las empresarios/as y emprendedores/as para la inversión dentro del país. Que sean empresas con alto crecimiento rentable, mejores salarios y prestaciones de primer mundo. ¿Es difícil? ¡No! Sólo hay que replicar programas y “bootcamps” de forma urgente y profunda como el Small Business Development de EUA o el modelo del “Mittelstand” de Alemania. PyMEs bien desarrolladas son la esencia de la economía para el empleo formal y abastecer la demanda regional. El método de la educación dual es otra pieza clave para las PyMEs pero el Modelo Mexicano de Formación Dual carece aún de una implemtación contundente, masiva y acelerada.

Segundo: Apostar a la generación joven de México. Lo menciono en cada foro que me paro. Aparte de la ventaja única en geografía, su país tiene una ventaja aún más grande. Una población con promedio de edad de 29 años. Sí, México es el país más joven y talentoso con sólo 29 años de edad promedio y con un nivel educativo creciente. En comparación, la población de Alemania tiene 48 años, EUA 39 años, Canadá 42 años, y China 38 años. El PIB per cápita se aumenta con inversiones y proyectos productivos. Entonces tanto la inversión de la IP y la inversión gubernamental debe irse a temas de generar empresas y empleos con mayor valor agregado.

Tercero: Aprovechar y cumplir el TMEC con los puntos 1 y 2. Mejorar la competitividad de las empresas nacionales e incentivar proyectos productivos que fomenten la venta de productos “Hecho en México”. El potencial de México se entiende que a nivel de PIB per cápita estando en el lugar #76 del ranking del FMI y a nivel de la competitividad mundial en el #55, según el WEF aun así se tiene la quinceava economía más grande del mundo. La productividad laboral, la inversión y la exportación son tres factores primordiales de medir y mejorar. El sello de “CE” China Export es una marca internacionalmente reconocida. Lo que muchos subestiman es la evolución que China ha logrado en temas de valor agregado y entrar en industrias cada vez más tecnológicas. Productos “high-tech”, Componentes de Automatización y Celulares están en el TOP5 de las categorías con mayor exportación desde el gigante asiático, el cual en 2050 pronóstica superar la economía total de EUA por más de 70 por ciento.

Cuarto: Trabajar sobre metas. Tener una visión compartida y hacer una ingeniería inversa sobre metas concretas de superar el PIB per cápita de Corea del Sur en 5 años. Imagínense qué decisiones se estarían tomando si todos los empresarios, políticos y académicos del país tuviéramos la meta de entrar en el TOP 20 mundial del PIB per cápita.

Eso serán cuatros directrices estratégicas contundentes para poner al país en un camino estable y sostenible. Preparar a México para décadas de crecimiento y votantes contentos, lo que al mismo tiempo erradica el riesgo de más errores políticos. Menos división y menos populismo serían otras consecuencias positivas. ¿Están conmigo?

Hacer todo eso construyendo sobre los valores de los mexicanos, la buena educación en casa, su cultura y aplaudir a las familias y matrimonios jóvenes. Bueno y además escuchar a las mujeres, encarcelar a la gente corrupta, regañar a la gente que polariza y defender el estado de derecho y la democracia. México merece líderes políticos federales, estatales y municipales como Angela Merkel. México ocupa más empresarios como Blanca Treviño de Softtek o Don Eugenio Garza Sada. Me deseo y les deseo realmente que apliquen un mejor enfoque y mayor sentido de urgencia para un México más próspero, competitivo y feliz. Manos a la obra amigos.

COLUMNAS ANTERIORES

José de Jesús García: Evaluando al Presidente
Mario A. González: Negociando para lograr un propósito superior

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.