Monterrey

Jorge O. Moreno: México en 2021: El estancamiento de la recuperación parcial

Esta quincena estuvo de nuevo vinculada a noticias financieras y económicas que desafortunadamente auguran un panorama incierto.

Esta quincena estuvo de nuevo vinculada a noticias financieras y económicas que desafortunadamente auguran un panorama incierto con tendencias negativas para el cierre del segundo año de la pandemia por COVID-19. En este caso me refiero al retroceso en el indicador del Producto Interno Bruto, las estimaciones presentadas por los cálculos de excesos de muerte potencialmente derivados de la pandemia por COVID-19, y finalmente, la presión en los precios de mercancías e insumos provenienes de China producto de la insuficiencia en la capacidad de los puertos para recibir y dar salida a los contenedores de ese país.

Para México, de acuerdo al INEGI representado por el presidente de su Junta de Gobierno, Julio Santaella, el Producto Interno Bruto interrumpió su recuperación al registrar su primer retroceso trimestral post-pandemia; la estimación oportuna arroja una variación de (-)0.2% t/t en el tercer trimestre de 2021. En este caso, la caída en las actividades terciarias por un orden del (-)0.6% t/t estarían detrás de esta reducción observada en el PIB. De la mano de este indicador, el Indicador Global de Personal Ocupado en los Sectores Económicos (IGPOSE) muestra también una tendencia decreciente con dos meses consecutivos de retrocesos mensuales (-0.2% en julio y -0.4% en agosto de 2021). En términos anuales, la desaceleración del PIB para 2021-T3, implica una variación de 4.6% a/a, y el acumulado de los 3 primeros trimestres de 2021 sería 6.1%, un nivel aún distante e insuficiente para recuperar los niveles de ingreso previos a la pandemia. De la mano de esta desaceleración observada, los ajustes de las expectativas de crecimiento no se hicieron esperar por parte de los principales agentes financieros, Banco de México, y la propia Secretaria de Hacienda, quienes ajustaron a la baja sus pronósticos de crecimiento, desafortunadamente reflejando que la recuperación de la actividad económica aún está distante, y probablemente no se alcanzará en el resto del sexenio actual.

Por otra parte, a partir de la metodología propuesta por el INEGI para el calculo de excesp de mortalidad en el país y con información del periodo 2015-2019, durante 2020 se esperaban un total de 749,496 defunciones en México y ocurrieron en realidad 1,076,417, por lo que se tiene un exceso de mortalidad por todas las causas de 326,921, equivalente al 43.6% de las muertes registradas por encima de la tendencia esperada. Las cifras revisadas muestran que entre las 5 principales causas de muerte en México durante 2020, el primer lugar lo ocupan los decesos por enfermedades del corazón (218,704), seguido por COVID-19 (200,256), diabetes mellitus (151,019), tumores (90,603) e influenza (58,038). En particular, la enfermedad COVID-19 fue particularmente severa en la Ciudad de México, pues mientras a nivel nacional se registraron 16 defunciones causadas por esta enfermedad por cada 10,000 habitantes en 2020, en la Ciudad de México esta tasa de referencia es el doble al primedio nacional, esto es 32 fallecimientos por cada 10,000 habitantes. Sin embargo, un resultado que resulta alarmante es que las defunciones registradas a causa de enfermedades del corazón que ocurrieron sin atención de un servicio médico público o privado (en el hogar) subieron de 62.8% del total en 2019 a 72.5% en 2020. En términos absolutos, esto significó un incremento de 60,604 defunciones a causa de enfermedades del corazón ocurridas en el hogar de 2019 a 2020, cifra similar al exceso de mortalidad estimado por esta causa (60,356). Si ponemos en el contexto este hecho a la luz de la fuerte restricción en acceso a servicios médicos producto del uso de hospitales para la atención de COVID-19 de la mano de la falta de una implementación efectiva en el INSABI, además de la cancelación del Seguro Popular, esto significa que más gente murió a causa del corazón en su casa y sin atención médica durante la pandemia: una verdadera tragedia social dentro de la crisis actual.

Finalmente, y para añadir incertidumbre al cierre del año, la falta de capacidad para proveer los servicios portuarios requeridos para mover los contenedores provenientes de China ante el incremento en la demanda por insumos y productos provenientes de este país, han ocasionado presiones en los costos para las empresas y restricciones importantes en la producción de mercancías en este cierre de año. El incremento en los costos de transporte registraron aumentos en algunos casos de mas del 200%, presionando aún más la tendencia inflacionaria de todos los países, y donde México no es excento a dicha afectación. En muchos medios se maneja que la provisión de productos provenientes de China, de la mano de la escasez de microcomponentes necesarios en la producción automotriz, derivarían en un cierre de año con menores accesos a mercancías y productos, todo esto en plena época navideña, que es cuando tradicionalmente los minoristas pueden hacer fluir sus inventarios al público y recuperar sus ingresos por el impulso a las ventas propias de este período.

La preparación de este cierre de año involucra las mismas recomendaciones que durante años pasados he tenido la oportunidad de compartirle en este espacio, pero que por iniciar el último bimestre considero adecuado recordarnos: “prudencia”, “planeación”, y “priorización” en sus gastos, cuidando su salud y la de sus seres amados. No olvide: seguimos en una pandemia, y de acuerdo a la OMS, ésta puede alargarse por al menos dos años más, por lo que dos recomendaciones se añaden a las “3p” mencionadas con anterioridad: “paciencia” y “persistencia” ante estas adversidades que juntos seguimos transitando.

COLUMNAS ANTERIORES

Pablo Pérez: El sistema financiero mexicano y su impacto en el sistema de pensiones
Jorge O. Moreno: El agua en Nuevo León

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.