Monterrey

Osmar Arandia: La transformación digital; un asunto de las personas, por las personas y para las personas

Pese a lo rápido que se ha divulgado el concepto de transformación digital, poco se ha hablado del papel de las personas en este proceso.

Mucho se ha hablado en los últimos tiempos, del concepto de transformación digital en las organizaciones. Después de fenómenos como el que estamos atravesando a causa de la pandemia por COVID-19, las empresas debieron de hacer cambios sustanciales al menos en las formas en las que las personas interactuaban entre sí. Muchas organizaciones, tuvieron incluso que cambiar su modelo de negocios, y redefinir su propuesta de valor al mercado.

La idea de utilizar herramientas tecnológicas, como habilitadores para entregar propuestas de valor al mercado, es en sí misma un ejemplo de transformación digital. Sin embargo, y pese a lo rápido que se ha divulgado el concepto de transformación digital, poco se ha hablado del papel de las personas en este proceso; y es que la transformación digital, es un asunto que principalmente involucra a las personas. Si bien es cierto, requiere de herramientas tecnológicas y procesos digitales para operar, ambos son tan sólo habilitadores de un concepto mucho más profundo que nace de las personas, por las personas y que sirve a las personas.

De acuerdo a David Tang la transformación digital es una especie de cambios profundos en el modelo de negocios de las empresas, que son impulsados por los avances tecnológicos y que están orientados a satisfacer de mejor forma los deseos y necesidades de las personas involucradas con la organización.

En otras palabras, la transformación digital en las organizaciones, es una consecuencia evolutiva de nuestra sociedad, a partir de los avances tecnológicos de las últimas décadas, y podemos definirla como la reinvención de una organización a través del empleo de la tecnología digital para mejorar la forma en que la organización se desempeña y sirve a sus grupos de interés.

Las personas son pues la causa, los gestores, y los responsables de que las empresas cambien sus modelos de negocios “aprovechando” los avances tecnológicos y digitales.

Tabrizi y otros hicieron un estudio que publicaron en 2019 con diferentes empresas en varios países, y encontraron, que una de las razones más importantes por las cuales los esfuerzos en transformación digital no prosperan es la imposibilidad por parte del personal de la empresa, de cambiar sus paradigmas mentales hacia nuevos modelos de negocios y procesos soportados por herramientas digitales.

cuando una empresa falla en su intento de transformarse digitalmente se debe principalmente, a que el personal de la empresa no ha cambiado su “mindset”.

Pero no todo está perdido, Tabrizi y sus colegas, nos proponen algunas ideas para que el proceso de adopción de la transformación digital sea más sencillo: diseñe e imagine el “nuevo” modelo de negocios antes de hacer cualquier inversión y estar más orientada a satisfacer a sus consumidores, desarrolle al talento interno antes de atraer talento externo, diseñe la nueva experiencia del consumidor desde fuera hacia adentro, reconozca y actúe sobre el miedo legítimo de sus empleados a ser reemplazados por los nuevos procesos y herramientas y desarrolle una cultura de innovación en su organización.

En conclusión, la transformación digital, es una innovación al modelo de negocios en donde la empresa, a partir de un análisis de sus consumidores, sus fortalezas y su modelo de negocios, incluye herramientas tecnológicas, para mejorar la experiencia de sus clientes, y los procesos mediante los cuales la empresa crea, transforma y entrega valor.

Para reflexionar respecto a estos cambios la Escuela de Negocios de la Universidad de Monterrey organiza este 2 de noviembre el 9.° Encuentro de Liderazgo Empresarial: Innovation in the Digital Age: New World, New Rules, en donde especialistas como Robert Tucker y Scott Anthony expondrán sus experiencias en lo vivido antes y durante la pandemia.

Si bien la transformación digital es comúnmente asociada a los cambios tecnológicos, podemos ver que lo verdaderamente importante siempre son las personas, así como aceptar la idea de que el entorno cambia raídamente, por lo que la empresa debe aprender a cambiar con el mismo entorno y llevar de la mano a su equipo de trabajo en este cambio.

Osmar Arandia es doctor en Ciencias Administrativas por la EGADE Business School. Es director de Posgrados en Desarrollo Organizacional y Gestión de Hospitales en la UDEM.

COLUMNAS ANTERIORES

Roberto Mercado: Y las tarifas eléctricas van que vuelan
Patricio Morelos: Una fórmula llamada Mariana Rodríguez

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.