Monterrey

Francisco Gutiérrez: El respeto como impulsor cultural en la nueva normalidad de las organizaciones

Debido a esta larga pandemia que nos azota al mundo entero, todos tuvimos que evolucionar de manera disruptiva a una nueva realidad y las organizaciones no fueron la excepción.

Las organizaciones han cambiado y las que no se pudieron adaptar prácticamente se compactaron o desaparecieron, debido a esta larga pandemia que nos azota al mundo entero, todos tuvimos que evolucionar de manera disruptiva a una nueva realidad y las organizaciones no fueron la excepción.

De un día a otro las reglas cambiaron, nuevas restricciones de distanciamiento social aparecieron, los hábitos se tuvieron que adecuar, si bien lo virtual, e-commerce y teletrabajo ya están en la cotidianidad de algunos, la nueva realidad nos llevo muchos anos al futuro en tan solo unas semanas donde el mundo Entero comenzó a experimentar estas nuevas maneras de hacer de lograr las cosas.

En las Empresas de manufactura en especial estos cambios llevaron a parar como primer paso de este cambio, muchas organizaciones sufrieron de paros de producción y muchas otras esenciales lograron seguir operando, pero con reducciones de plantilla todo esto al inicio de la Pandemia, mucha productividad se perdió y los costos de operación se incrementó producto de las nuevas reglas que de paso sea dicho eran y son necesarias para poder mantener el valor mas preciado que es la salud.

Los liderazgos tuvieron que ser mas humanos antes que técnicos o de enfoque a resultados, tuvimos que confiar en el teletrabajo, se tubo que hacer cambios en las maneras de trabajar los procesos con gente, los objetivos de las empresas cambiaron de un día para otro, organizaciones con liderazgos humanistas basados en el Respeto y la humildad son los que han sacado adelante a las organizaciones.

liderar con humildad y respeto al individuo, son la base del cambio cultural, organizaciones para vivir esta transformación tan disruptiva los lideres involucraron a todo su personal lo escucharon y pusieron manos a la obra como un solo equipo, paso a paso lograron recuperar su productividad y resultados financieros, esto que describo es liderar con humildad es decir aceptar que para poder salir adelante todos tenemos que escucharnos, dar, recibir retroalimentación y lo principal alinearnos aun propósito mayor todos basados en el principio de la salud.

No se puede concebir un cambio cultural en nuestra nueva normalidad si no hay respeto a todos los integrantes de una organización, desde mi punto de vista respeto, es la tierra fértil para lograr crear la cultura de excelencia que nos de los resultados de excelencia que las organizaciones requieren para seguir operando, las nuevas reglas de distanciamiento social, así como de limpieza y sanitización demanda que en las organizaciones se enfoque sus esfuerzos en los procesos que ayuden a la gente a comportarse como la nueva normalidad demanda, en el modelo de Shingo el respeto se dice que se da cuando en las organizaciones las oportunidades se buscan en los procesos y no en las personas.

Las organizaciones que impulsan el respeto desde sus liderazgos y procesos son las que al dia de hoy, han recuperado lo perdida al inicio de la pandemia.

Déjame tus opiniones al respecto.

El Autor es Shingo Alumni del Shingo Institute, Opex Manager de Osram planta Monterrey, Coach de Mejora operacional y Colabora como director del Comité de Excelencia operacional de Index Nuevo León.

COLUMNAS ANTERIORES

José de Jesús García: Evaluando al Presidente
Mario A. González: Negociando para lograr un propósito superior

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.