Monterrey

Héctor Zuno: Los retos de Morena en Nuevo León

Morena pasó de ser un partido que se disputaba la mayoría en el congreso local durante las elecciones pasadas, a tener ahora tres diputaciones locales y solo un municipio metropolitano.

Las elecciones locales del 2021 en Nuevo León nos dejaron muy claro que cuando se razona el voto, no alcanza una marca para ganar una elección. En esta idea encontramos una de las razones principales para explicar por qué Morena no logró arrasar en este estado como sí lo hizo en muchos otros.

Morena pasó de ser un partido que se disputaba la mayoría en el congreso local durante las elecciones pasadas, a tener ahora tres diputaciones locales y solo un municipio metropolitano.

Desde la elección presidencial de 2012, se observa que en las elecciones intermedias la izquierda sufre en Nuevo León. En ese año, el PRD ganó algunos espacios y avanzó, pero todo se perdió en la elección de 2015 donde volvieron a quedar rezagados. Lo mismo sucedió con Morena en el 2018, donde le fue muy bien en los comicios y en 2021, ya todos sabemos cuál fue el saldo final.

La izquierda de Nuevo León como la de muchas partes de México depende si va AMLO en la boleta o no.

No obstante, no solo ese factor fue determinante para que los resultados del presente año no se dieran. Primero que nada, el partido careció de organización durante 3 años donde tuvo la oportunidad de construir su camino. Nunca logró organizar a los distintos grupos y simpatizantes de la 4T rumbo a la elección estatal pasada.

No se construyeron liderazgos competitivos, ni se adhirieron personajes importantes, salvo Clara Luz Flores un poco antes de la elección; los diputados nunca sobresalieron con ninguna iniciativa, ni mostraron alguna postura firme en alguna coyuntura; además, pareciera que quien ganó alguna candidatura, no entendió que su victoria no se debió a su figura, ni a sus propuestas, sino a la marca AMLO.

Aún con todo esto, el partido comenzó como puntero en las elecciones para la gubernatura con Clara Luz al frente del movimiento y tenía amplias posibilidades de ganar. Sin embargo, los golpes mediáticos del PRI dañaron la imagen de la candidata lo suficiente como para hacerla descender en las preferencias y fue Samuel García quien captó ese voto que perdió Morena.

Esto nos revela una hipótesis interesante: la marca AMLO/Morena se mantuvo vigente, pero no blindada. El discurso anti sistema siguió atrayendo al votante anti sistema, sin embargo, a diferencia de otros estados el neolonés sí cambia su preferencia electoral de acuerdo con la circunstancia, cuestión que capitalizó Samuel.

De cara a la siguiente elección, le quedan dos preguntas por responder al partido: ¿qué tiene qué hacer para evitar que se repita lo ocurrido en 2021? ¿Y quién va a encabezar dichas medidas o plan de acción?

La primera respuesta es fácil de responder porque su principal tarea es construir más allá de AMLO.

Deben entender la realidad de Nuevo León y que el discurso con el que se gana en el centro y sur aquí no surte el mismo efecto. Posicionarse como un partido con posturas claras ante las coyunturas. Construir liderazgos sólidos que generen propuestas de valor para los neoloneses, en lugar de darle lugar a personajes poco conocidos por la gente, sin trayectoria y que se cuelgan de una retórica que no empata con los valores del regiomontano.

Finalmente, me pregunto ¿quién encabezará al partido en su tarea de recuperar espacios y preparar el andamiaje para la elección presidencial de 2024?

Por ahora solo existen dos opciones viables: Tatiana Clouthier y Clara Luz Flores. Ambas conocidas por los neoloneses, respaldas por el presidente y con una alta capacidad de liderazgo. Clara Luz con amplia experiencia y Tatiana con buena aprobación.

Tanto del liderazgo que elijan, como de las medidas que implementen, dependerá su capacidad para poder recuperar al sector anti prian que se ha llevado MC y que seguramente no piensa soltar.

Habrá que ver quien se anima a entrarle al quite que conlleva levantar a un partido que se encuentra mal estructurado y de momento mal evaluado por los ciudadanos.

Es demasiado pronto para hacer predicciones, lo que sí es previsible es que le espera una dura tarea al partido que tanta expectativa y esperanza genera en todos lados, menos en Nuevo León, por el momento.

COLUMNAS ANTERIORES

Tendrá Femsa nuevo director general; asumirá Daniel Rodríguez el puesto en 2022
Alicia Galindo: La dependencia de la tecnología y el impacto global de la escasez de semiconductores

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.