Monterrey

Anabella Dávila: La Responsabilidad Social del área de Recursos Humanos con enfoque de Capital Humano

Su impacto se extiende a las familias de los empleados y a los miembros de la comunidad.

Cuando analizamos a profundidad el área de recursos humanos encontramos la dimensión de responsabilidad social porque en su función de desarrollar al capital humano de las organizaciones, su impacto se extiende a las familias de los empleados y a los miembros de la comunidad. Esto lo hace a través de la construcción de la infraestructura social para atraer y retener empleados actuales y futuros.

Una forma de medir el capital humano de una empresa es mediante el valor en el mercado de los conocimientos y habilidades de sus empleados, por lo que el área de recursos humanos está a cargo de diseñar prácticas competitivas para atraer y retener a las personas con características altamente valoradas en el mercado, por ser fuente de ventaja competitiva. Sin embargo, al analizar el índice de competitividad del World Economic Forum, en materia de capital humano en 141 países, se señala una urgente necesidad de mejorar la productividad laboral para impactar el crecimiento económico y calidad de vida de las personas. De los doce pilares que conforman el índice, dos están estrechamente relacionados con el tema de capital humano: salud y habilidades (skills). El Pilar 5 mide la salud, ya que las empresas necesitan de empleados saludables (México ocupó el lugar 60). Es bien sabido que la mala salud afecta la productividad laboral, por lo que el área de recursos humanos requiere analizar los sistemas de servicios de salud y, si éstos son deficientes, necesitará invertir en esta prestación para sus empleados. Esto también significa proveer de la infraestructura física en servicios de salud. Por ejemplo, el conglomerado mexicano Grupo Alfa, reporta inversiones en servicios de salud para los empleados y sus familias, extendiéndolos a miembros de la comunidad. La empresa ofrece servicios de coaching nutricional, campañas de vacunación y revisiones generales anuales para todos los empleados. En 1977, la empresa inauguró la Clínica de Salud Nova para los empleados y sus familias. Hoy Nova es un hospital general abierto a la comunidad y Ternium México, asociada con Alfa, lo administra. En 2017, Ternium informó que invirtió 5.8 millones de dólares en actualización de su infraestructura hospitalaria.

La pandemia del COVID-19 demostró la capacidad limitada de los sistemas de salud en nuestro país. Aunque las empresas respondieron para prevenir la transmisión del virus y subsanar la escasez de equipamiento en las instituciones de salud, se hizo necesario invertir en otras acciones. En abril de 2020, Ternium México invirtió 30 millones de pesos en un hospital comunitario en Nuevo León, previendo la saturación de los hospitales públicos y privados.

El Pilar 6 evalúa el nivel de habilidades de la fuerza laboral, la cantidad y calidad de la educación (México ocupó el lugar 89), servicios de formación especializados y la inversión de las empresas en la formación de su personal. Los trabajadores necesitan habilidades de alto nivel para realizar tareas complejas, así como adaptarse rápidamente a los avances de la digitalización. El desarrollo de la tecnología y la innovación sólo ocurre a través de la inversión en capital humano y se señala un déficit de más de 10 mil técnicos especializados solo en Nuevo León. En esta línea, las empresas hacen esfuerzos serios para desarrollar el capital humano presente y futuro en la región. Este es el caso de Ternium México, que en 2016 invirtió 30 millones de dólares en la construcción de la Escuela Técnica Roberto Rocca en Monterrey. A pesar de que Ternium otorga un alto porcentaje de las becas para los estudiantes, otras empresas también aportan al fondo de becas: Kia Motors, Vydmsa, Denso, Festo, Grupo Alfa y sus subsidiarias. El Puerto de Liverpool publicó su compromiso de impactar en la sociedad a través de la educación. En 2018 la empresa se comprometió a que, para 2021, más del 90 por ciento de sus empleados hayan completado su educación secundaria. La empresa fundó su universidad virtual corporativa en 2000 y ofrece educación primaria, pregrado y posgrado, en asociación con universidades locales, a los empleados y los programas los abre a las familias y la comunidad.

Los ejemplos proporcionados indican que, para desarrollar capital humano, las áreas de recursos humanos construyen infraestructura social que contribuye a elevar la competitividad en materia de salud y educación en la fuerza laboral actual y futura. Esto es parte de la dimensión de responsabilidad social del área porque está centrado en el contexto del empleado al extender los beneficios a sus familias y la comunidad.

Anabella Dávila (anabella.davila@tec.mx)

La autora es profesora del Departamento de Estrategia y Liderazgo de EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey.


COLUMNAS ANTERIORES

Tendrá Femsa nuevo director general; asumirá Daniel Rodríguez el puesto en 2022
Alicia Galindo: La dependencia de la tecnología y el impacto global de la escasez de semiconductores

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.