Monterrey

Jesús Garza: La productividad y la regionalización de la energía

El actual gobierno dará prioridad a la generación de energía utilizando combustóleo ya que el exceso del mismo por la refinación de Pemex se estaba desperdiciando.

El gobierno federal comenzó un proceso de centralización de la generación y distribución de la energía que le dará mayor poder de mercado a CFE. Aunado a ello, le dará prioridad a la generación de energía utilizando combustóleo ya que el exceso del mismo por la refinación de Pemex se estaba desperdiciando.

Estas medidas están provocando un alza importante en los costos de la electricidad y por ende una pérdida importante en la productividad de la economía. Solo en los últimos 12 meses se han observado el mismo número de apagones que en 20 años. Además, las nuevas leyes limitan de manera importante la generación de energías renovables. El costo por kilowatt de producir energía con combustóleo es de alrededor de 167 pesos mientras que el promedio de energías renovables es de alrededor de 38 pesos.

Si bien, estas estrategias apuntan a una menor inversión en el sector, tanto del extranjero como del sector privado, existen medidas que los estados y municipios pueden adoptar para blindarse de este problema que impactará a la productividad. Existe la posibilidad de que los municipios o estados establezcan sus propias empresas productoras de electricidad reduciendo su dependencia de CFE. Un ejemplo exitoso de esta medida es lo sucedido en la ciudad de Medellín, donde el municipio provee de alcantarillado, agua y electricidad.

Las empresas municipales o estatales podrán entonces privilegiar a las energías renovables o más baratas para suministrar en su región. Además, se podría contar con subastas de suministro del mismo de largo plazo, lo cual atraería inversión en el sector y también reduciría la presión de la generación de electricidad de CFE.

No solo eso, sino que estas medidas estarán alineadas con las metas y acuerdos del TMEC permitiendo la inversión privada en el sector y sobre todo privilegiando las energías renovables. Una ventaja legal de hacerlo de esta manera es el blindaje que una empresa del estado le otorgaría a las empresas e inversiones privadas en el sector.

Así, si bien la inversión en el sector energético va a la baja y la productividad se merma continuamente existen opciones para mitigar estos efectos que pudiesen revertir estas tendencias de largo plazo. Recordemos que la inversión es el componente más importante para detonar el crecimiento de largo plazo.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público e investigador en el Banco de México.

COLUMNAS ANTERIORES

Jorge A. Moreno: ¡A toda máquina!
Logra Parque Fundidora ingresos históricos en cuatrimestre

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.