Monterrey

Adolfo Leal Garza: Liderazgo grande basado en lo pequeño

Es en el ámbito de las cosas pequeñas que conforman la vida común y corriente donde podemos forjar e identificar un auténtico liderazgo centrado y fortalecido en el servicio a los demás.

“Son los pequeños detalles los que son vitales. Las pequeñas cosas hacen que sucedan cosas grandes” John Wooden

Al considerar las diferentes elementos que configuran la vida de toda persona (intelectual, físico, emocional, social, espiritual) resulta especialmente importante el poner los medios para encontrar un balance, un equilibrio que nos permita vivir la vida en plenitud; como las cuerdas de una guitarra que requiere ser afinada de vez en vez para su buen funcionamiento, las personas somos como melodías cuya unidad nos viene dada por un transcurrir hasta cierto punto armónico, cada dimensión amerita un espacio para la reflexión y en su caso ajuste.

Desde una perspectiva antropológica, resulta especialmente importante tener presente que cada persona es un ser inacabado, perfectible, que se va haciendo a si mismo a través del ejercicio de su libertad y en la adquisición de virtudes. De acuerdo a Aristóteles, la virtud es camino a la felicidad y fuente de las mejores acciones y pasiones del alma, capaz de disponernos a realizar los mejores actos y a obrar bien y siempre mejor. Aristóteles, dice además que a ser virtuoso se aprende con el ejercicio de los hábitos buenos, con formación, con experiencia y tiempo para ejercitarse en ellas.

En el día a día, a través de la vida ordinaria tenemos justamente la oportunidad de crecer en el ejercicio y práctica de virtudes; es en el ámbito de las cosas pequeñas que conforman la vida común y corriente donde podemos forjar e identificar un auténtico liderazgo centrado y fortalecido en el servicio a los demás, y contribuyendo además al enriquecimiento de la cultura en la organización. Este fue un rasgo característico de muchos capitanes y fundadores de empresa en Nuevo León.

El espacio para dar valor a las cosas pequeñas es bastante amplio, abarca todas nuestras actividades: vida familiar, profesional, descanso etc. Centrados en el campo del trabajo podemos observar muchos momentos en los que las llamadas virtudes cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza se viven y robustecen a través de acciones muy concretas, detalles que en ocasiones podrían pasar desapercibidos pero que son de alto impacto.

Pensemos por ejemplo en la manera en que un líder elabora un diagnóstico, escuchando con paciencia todos los puntos de vista (con sus respectivas discrepancias) recabando incluso ideas de quienes están en condiciones de aportar independientemente de su posición en el organigrama y ante esto tener un contexto más claro y objetivo para, con prudencia, tomar decisiones.

Otro momento ilustrativo lo podemos ver en las actuales circunstancias de contingencia sanitaria en la que nos encontramos, en donde la colaboración de todos en el cumplimiento de protocolos resulta especialmente necesaria y un acto de justicia para con la sociedad.

En términos generales, las personas, los equipos de trabajo y las organizaciones en su conjunto que cuentan con esta perspectiva y enfoque de la “rutina” están en camino a vivir con mayor plenitud y construir un ambiente más sano.

Para concluir, es importante señalar que más allá de un afán perfeccionista, es el deseo de contribuir, dejar un legado y desear el bien a los demás lo que mueve al verdadero líder a descubrir el ingrediente trascendente presente en lo aparentemente trivial, cómo lo expresa Máximo Decio personaje interpretado por Russell Crowe en la película el Gladiador: “lo que hacemos en vida resuena en la eternidad”.

El autor cuenta con más de 20 años de experiencia en el ámbito educativo y de Capital Humano, es Master en Dirección de Empresas por el IPADE Business School. Es socio e integrante del Comité de Talento de ERIAC y actualmente ocupa el cargo de Director de Capital Humano en ICAMI. editorial@eriac.com.mx

COLUMNAS ANTERIORES

Bajan por segundo día contagios de Covid en Nuevo León
Eduardo Carbajal: ¿Es temporal el repunte inflacionario en México?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.