Monterrey

Alejandro Zertuche Fuentes: Pasadas las elecciones ¿Qué sigue?

Los ciudadanos tienen el deber de pedir a los gobernantes que lideren un buen gobierno que sea incluyente y coherente de acuerdo a las necesidades reales de cada región.

En esta última semana se ha podido sentir en el ambiente una liberación de las tensiones que nos mantuvieron al borde de discusiones, miedos y polarización colectiva durante las elecciones 2021 ¿Qué es lo que viene en la nueva etapa post-electoral?

Lo mejor sería que todos hiciéramos un “acto de consciencia” acerca de cuál fue el papel que desempeñamos de cada uno en lo personal; tratando de descubrir los pensamientos, emociones y acciones que tuvimos mientras nos encontrábamos en medio de las campañas.

Cada vez que pasamos por un proceso electoral, tanto el gobierno como los ciudadanos, tenemos la oportunidad de hacer algo diferente que permita darle valor a una siguiente etapa en la región en donde vivimos y por supuesto para nuestro país.

Sucede que, la mayoría de las veces, las promesas se convierten en historia y la motivación ciudadana se deja atrás. Es como si nos encontráramos de frente a nosotros mismos motivados por un proyecto y de pronto decidiéramos, después de la elección, darnos la espalda y esperar que las cosas sucedan como si fueran milagros. El gobernante nuevo deja de escuchar y se embriaga con el poder mientras tanto el ciudadano se desliga de su compromiso por participar. Esto se repite una y otra vez, formando un ciclo cuya puerta de salida no podemos identificar.

Al final la esperanza muere y los conflictos se presentan para todos. Los medios se encargan de poner en la mesa los temas que el sistema necesita para mantener el caos y las redes sociales de multiplicar las distracciones colectivas ¿Por qué no aprovechar la oportunidad de un nuevo comienzo? ¿Por qué no podemos hacer la siguiente jugada unidos con un mismo fin? ¿En dónde se pierden esas ganas de que mejoremos todos?

Existe una serie de cosas por las cuales empieza disfuncional un nuevo gobierno. De un día a otro se vive una realidad en la que no caben muchas de las promesas que se hicieron durante la campaña. El gobernante se encuentra sentado en una silla de tres patas que se tambalea porque no existe el suficiente presupuesto para buscar hacer cosas nuevas. Se enfrenta desde un inicio a cumplir con los favores o apoyos que recibió y por supuesto no puede mantener la motivación con los ciudadanos como lo hizo en campaña.

Los ciudadanos tenemos el deber de pedirles que lideren un buen gobierno que sea incluyente y coherente de acuerdo a las necesidades reales de cada región o país. No debemos esperar a que solo los gobernantes se encarguen de los temas rectores de la sociedad, descubriendo nuevas formas de participación para enfocarnos en coincidir de nuevo.

En Nuevo León, donde se tuvo una de las elecciones más observada de nuestro país, se enfrenta de inicio algo nuevo; el gobernador mas joven que se ha tenido en el estado y a un partido nuevo en el poder. No será fácil, desde el ámbito político, gobernar cuando no se cuenta con la mayoría en el congreso ni con las estructuras leales para reforzar la organización del gobierno que se encabezará.

Los mensajes iniciales del gobernador electo en Nuevo León, Samuel García, han sido muy bien articulados buscando unidad en propuestas, proyectos y participación de nuevos funcionarios invitados que provienen del ámbito empresarial. Esto, de alguna manera, genera certidumbre de que no actuará en solitario o con un grupo cerrado de amigos políticos. Así como Samuel García, todos los nuevos gobernantes tendrán el reto inicial de generar un liderazgo público que conecte y de confianza, mas allá de los que votaron por sus proyectos. No es sencillo y no se logra de la noche a la mañana.

Por parte de los ciudadanos nos toca estar atentos, señalar, apoyar y participar mas allá de solo esperar resultados. Nos toca librar nuestra mente de preferencias y juicios para que podamos ver como mejoramos nuestra región y país. La oportunidad está de los dos lados y de nuevo estamos frente a frente para decidir si nos damos la espalda y nos alejamos o tomamos un nuevo camino juntos. Tú ¿Qué vas a hacer?

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.

COLUMNAS ANTERIORES

Reporta Nuevo León nuevo récord en contagios por Covid-19
Atribuye ANEI crisis de México a ineptitud del gobierno; pide cambio de modelo económico

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.