Monterrey

Víctor Romero: La era de la digitalización

En pleno 2021, aún seguimos haciendo trámites presenciales.

Hacer una fila de 30 minutos, para hacer un trámite de dos eventos no es divertido. Archivar comprobantes tampoco lo es.

El día de ayer llegué barriéndome para terminar el segundo trámite de tres que estoy haciendo; después de 15 minutos en el sol, sale una persona de la oficina para informarnos que ya es la hora de comida, afortunadamente una segunda persona amablemente sale y nos invita a pasar a la recepción para apoyar en recibir trámites.

Cabe mencionar que no encontré al inicio del trámite los requisitos a cubrir y el proceso, así que tuve que asistir para preguntar los requerimientos, horarios, etc.

Aunque mi primera reacción fue de molestia, entendí que si yo estuviese en lugar de esta persona a cargo de recibir documentos, también me gustaría tomar mi hora de comida en tiempo y forma. Entonces, lejos de empezar a victimizarme y quejarme, me hice varias preguntas; ¿cómo podría yo colaborar para que este proceso fuese digital?, ¿qué se requiere hacer para que el proyecto se apruebe?, ¿cuánto cuesta y cómo pudiesen conseguir un patrocinio para que no salga de su bolsa?

En pleno 2021, aún seguimos haciendo trámites presenciales, donde para diferentes diligencias nos solicitan la misma documentación, si se supone que los documentos que entregamos en muchas dependencias los digitalizan, ¿por qué entonces no se tiene una base de datos compartida?

Esto es la era de la digitalización; en donde los trámites se realizan en línea, la documentación se recibe en un portal, un software analiza la veracidad de la información y si hay duda, entonces se genera una cita; recuerdo una plática hace más de 10 años con un colega europeo y le extrañaba que en los bancos estuviesen instalando monitores con información y entretenimiento (Digital Signage) porque en su país las sucursales están vacías, todo se hace en línea; 10 años más tarde y con la aceleración de la pandemia, se dio un gran paso en este tema en México, las personas dejamos de ir al banco, incluso los bancos están cerrando sucursales.

Pasadas las elecciones, es un buen momento de aportar proyectos a los legisladores y gobernantes para que inicien esta transformación digital, hace 5 años me enteré de que Nuevo León, es el único Estado que permite que cualquier ciudadano presente iniciativas de ley en el congreso.

Los diputados no son expertos en materias específicas, pero si nos involucramos podemos colaborar para mejorar a nuestro Estado y ver beneficios de la transformación Digital en un futuro inmediato.

Hoy acompañé la escritura con un café americano esquinero, así le llamo a los que compro en tiendas de conveniencia, eso sí, recién salido, eso cambia la ecuación del sabor.

Les deseo un extraordinario fin de semana en compañía de la familia y aprovecho para agradecer a todos los ciudadanos que salieron a ejercer su voto y también a quienes donaron su tiempo para atender las casillas.

COLUMNAS ANTERIORES

Hilda Talamantes: La importancia de revisar la clasificación de riesgo de tu empresa
Cesáreo Gámez: El 6 de junio

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.