Monterrey

Cesáreo Gámez: El 6 de junio

Las llamadas elecciones más grandes en la historia del país ofrecieron varias lecciones muy valiosas.

El 6 de junio fue un auténtico “Dia D” para la democracia mexicana. Las llamadas elecciones más grandes en la historia del país ofrecieron varias lecciones muy valiosas.

En primer lugar, la masiva participación de la ciudadanía, que a pesar de muchos inconvenientes, como la apertura tardía de muchas casillas, las inclemencias del tiempo entre otras, se comportó pacientemente esperando su turno para pasar a votar y ejercer su derecho.

Fue emocionante, conmovedor y significativo observar como ciudadanos de distintas edades, jóvenes, adultos y de la tercera edad, así como personas con diferentes incapacidades, todos portando cubrebocas esperaron paciente y ordenadamente para cumplir con su compromiso con el país.

Otro aspecto importante fue la participación ciudadana en la organización del proceso electoral. Los encargados de vigilar, administrar y llevar a cabo los cómputos de los votos también se distinguieron en estos comicios.

También es de destacar la participación del INE en las elecciones. A pesar de las presiones y amenazas por parte del presidente López Obrador y algunos de sus allegados, el INE se comportó a la altura de las circunstancias, haciendo un papel destacado en los procesos electorales.

Pasando a los resultados, creemos que lo más significativo fue le pérdida por Morena de la mayoría calificada en el congreso. Este resultado impedirá un congreso sumiso y dispuesto a acatar “sin cambiar una coma” las instrucciones presidenciales y obligará a negociar con los otros partidos las diversas iniciativas que les sean presentadas.

Otro resultado importante fue el que se registró en las alcandías de la Ciudad de México. En lo que era el bastión indiscutible de Morena, este partido perdió la mitad de las alcaldías en disputa, dividiendo la capital del país en dos zonas, la zona occidental, que incluye la población de mejores ingresos y nivel educativo, que fue ganada por la oposición y la oriental, que será gobernada por Morena.

Se pueden atribuir varias causas para explicar esta debacle de Morena, pero una de las principales es el reciente accidente del Metro capitalino y la reprobable reacción (al carajo) del primer mandatario ante estos hechos.

Indudablemente, estos hechos motivaron un voto de castigo, además del mal manejo de la pandemia y el estancamiento de la economía, que se reflejaron en el voto de los capitalinos.

En el plano local, lo más relevante fue la aplastante victoria de Samuel García, candidato del partido Movimiento Ciudadano a la gubernatura de Nuevo León. Una de las razones de esta victoria que la decepción ocasionada entre los nuevoleoneses ante la actuación del actual gobernados Jaime Rodríguez Caderón, y los errores cometidos por los otros candidatos a la gubernatura.

Por lo pronto, los resultados de las elecciones se han reflejado favorablemente en los mercados financieros. Habrá que esperar para ver los indicadores sobre la actividad económica para evaluarlos.

Repunta confianza

Los indicadores de confianza de los agentes económicos registraron un importante crecimiento en mayo. El Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) se incrementó 11.5 por ciento en dicho mes.

Por su parte, los Indicadores de Confianza Empresarial (ICE) también mostraron cifras positivas en el quinto mes del año. Tanto los ICE del sector manufacturero, la industria de la construcción, el comercio y los servicios privados no financieros registraron incrementos de dos dígitos en el mes en cuestión.

En todos los casos, el componente de los ICE que más se incrementó fue la percepción sobre si el momento actual es adecuado para invertir en nuestro país.

También esta tendencia se puede observar en la última encuesta que levanta el Banco de México entre analistas del sector privado. En ella se observa que el 61 por ciento de los encuestados considera que la situación de la economía mejorará en los próximos seis meses.

Hay que tener presente que estos indicadores se detectaron antes de las elecciones, por lo que es muy probable que mejoran aún más al conocerse los resultados de las mismas.

El autor es economista de la UANL, con Doctorado en la Escuela de Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

COLUMNAS ANTERIORES

Hilda Talamantes: La importancia de revisar la clasificación de riesgo de tu empresa
Carlos Peña: ¿Por qué México se niega a ser Primermundista?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.