Monterrey

Miguel Moreno Tripp: Las afores

Ya se hizo costumbre. De tiempo en tiempo, se lanza un “buscapiés” para tantear las aguas para birlarse (del verbo birlar: Hurtar algo sin intimidación y con disimulo; de acuerdo con la Real Academia Española) los recursos ahorrados por los trabajadores con su esfuerzo (del verbo los que sí trabajamos, de acuerdo con la Real realidad) y destinados a su retiro. También cabe la posibilidad de que sean simples distractores (del verbo no ponga atención al desempeño de la economía, ni a la inseguridad, ni un largo etc.)

De acuerdo con Daniela Jiménez Meraz, Raúl Enrique Morales y Antonio Moreno Rodríguez en su trabajo, Impacto Financiero en las Afores a Partir de la Reforma en la Ley del SAR 2020, “En el año 1917 se introduce por primera vez en México disposiciones en materia de protección laboral y previsión social contenidas en el Artículo 123 de nuestra constitución … antes de la reforma al sistema de pensiones de 1997, operaba el sistema de reparto, en el que los trabajadores en edad de jubilación que cotizaban a algún instituto de seguridad social recibían una pensión financiada por todos los trabajadores activos y [por] el Estado … La reforma a los programas de reparto de pensiones es un fenómeno presente en muchos países desde hace varias décadas. Las principales razones son … los cambios en la estructura demográfica de la población y los diferentes problemas financieros.

El sistema de pensiones en México tuvo sus inicios como un sistema de reparto solidario, en donde las pensiones eran obligatorias, administradas por el estado y los trabajadores jóvenes subsidian a los trabajadores que se encontraban en etapa de retiro. Debido a que este sistema contaba con algunas desventajas, en particular para las finanzas públicas, en 1997 se decide reformar la Ley del Seguro Social que introducía el sistema de capitalización individual que actualmente utilizamos… los principales motivos… fueron los crecientes problemas financieros que venía enfrentando el programa del IMSS y la necesidad de fomentar mayores tasas de ahorro privado en el país”.

Es insostenible para el Estado el financiar a una población que ya no trabaja (por más bien merecido que pueda tener su retiro) con una pirámide poblacional que se está invirtiendo (población que vive más tiempo -que bueno- mantenida por quienes todavía pueden trabajar pero que serán cada vez menos personas).

El Congreso sabe perfectamente -por ley- la situación de las AFORES: “En cumplimiento al Artículo 5º, fracción XIII de la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro presenta este informe trimestral … sobre la situación del SAR”. Estos informes son muy completos y detallados. Es un documento público y vale la pena echarle un ojo.

A diciembre de 2020, los Activos netos de las SIEFORE (Las administradoras son las AFORES, el dinero está en las SIEFORES) acumulaban (con todos los ceros) Ps$ 4,710,000,000,000 equivalentes a un 20% del PIB.

La composición de las inversiones es, en Renta Variable Extranjera: 20.5%; Deuda Privada Nacional 14.8%; Productos Estructurados (combinación de instrumentos para tratar de tener rendimientos y proteger de riesgos) 5.7%; Renta Variable Nacional 5.0%; FIBRAS 2.2%; Deuda Internacional 1 % y un módico 0.5% en Mercancías (commodities).

La tajada más grande está en valores Gubernamentales -ya está en manos del propio gobierno-, un 50.5%. Además, invertidos en PEMEX: Ps$ 58,419.1 millones; en CFE: Ps$ 41,904.6 millones y al INFONAVIT, FOVISSTE, Estados y Municipios.

La ambición de los políticos no tiene límite. Equivocadamente creen que el voto a su favor es sinónimo de regalo.

COLUMNAS ANTERIORES

Propone Caintra crear Cinturón Norte Industrial
Agarzelim Alvarez: Mapa de empatía del regiomontano ante la escasez hídrica

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.