Monterrey

Guillermo Godínez: Preventas… una oportunidad de mucho análisis

Las preventas le permiten al desarrollador fondearse con el dinero de los primeros compradores para ir avanzando con la construcción del proyecto.

Siempre son buenas las preventas, ya que por lo regular compras con un ahorro de un 30 por ciento del valor final del inmueble, una vez que esté terminado.

Las preventas le permiten al desarrollador fondearse con el dinero de los primeros compradores para ir avanzando con la construcción del proyecto.

Una de las ventajas es que si el desarrollo tiene como fecha de entrega uno o dos años te permite que vayas pagando el enganche durante ese período y no te descapitalizas y estás invirtiendo tu dinero en un bien inmueble.

Para que no vayas a tener problemas o sorpresas desagradables como está sucediendo con algunos proyectos o empresas desarrolladoras actualmente en la Ciudad te recomiendo que consideres los siguientes puntos:

Pon mucha atención al firmar el contrato de compra y analiza bien dicho documento. Por lo general te piden que firmes una oferta de compra, oferta unilateral de compra, solicitud de compra o contrato de depósito.

En las tres primeras opciones el que adquiere obligaciones es solamente el comprador y si alguno de los dos falla el comprador es el afectado con penalizaciones o simplemente le regresan su dinero, ya bien jineteado.

Los expertos recomiendan que se firme un contrato de depósito con una tercera empresa o un contrato de venta de cosa futura y así ambas partes tienen obligaciones.

En la parte del financiamiento existen, en la actualidad, Bancos que cuentan con esquemas para comprar en preventa que te aprueban el crédito aunque la propiedad no esté lista.

Una vez obtenida la hipoteca no tienes que ejercerla inmediatamente, pero ya “amarras” la tasa y condiciones actuales y tienes de 18 a 24 meses para ejercerla.

Todo esto suena muy bien y sumamente atractivo para hacerte de un bien inmueble, pero ahora viene lo bueno o escabroso y es el prestigio o calidad comercial que tenga el desarrollador.

Investiga el historial de quienes están involucrados en todos los aspectos del buen cumplimiento del proyecto.

Conoce qué desarrollos han hecho con anterioridad e investiga con propietarios de esos proyectos cómo les fue en cuanto a la calidad de la construcción, el cumplimiento de lo ofrecido y si entregaron en el tiempo señalado al principio.

Investiga quién los respalda o si tienen la capacidad económica de enfrentar cualquier contingencia o están a la expectativa o esperanzados en ir avanzando conforme a las ventas que tengan. Este último punto es muy peligroso para ti como comprador porque se puede ir el proyecto a varios o muchos años para que lo terminen.

Yo te recomendaría que inviertas con empresas que tengan ya muchos años en el mercado haciendo proyectos inmobiliarios.

Hay nuevos grupos de inversionistas que hacen un “pool” de dinero para arrancar desarrollos fomentados por empresas o personas que les hacen creer que sus proyectos se van a vender rápidamente por que ellos (los asesores) han descubierto que existe una gran necesidad en cierta área o segmento del Area Metropolitana.

Estos desarrolladores, algunos muy nuevos, que ven que no se están vendiendo sus proyectos y que se han apalancado con dinero de terceros no ven la puerta para terminar y cumplirle a los inversionistas y los compradores finales.

Tal es el caso que algunos ya están en La Lona…

Nos vemos hasta la próxima!

El autor cuenta con mas de 29 años de experiencia en el ramo de los bienes raíces en materia de comunicación, campañas y lanzamiento de proyectos inmobiliarios. Desde 1995 es miembro de la National Association of Real Estate Editors (NAREE).

COLUMNAS ANTERIORES

Registra Monterrey mayor inflación desde diciembre del 2017
Eduardo Carbajal: Certificaciones ESG

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.