Monterrey

Carlos Peña: El futuro del país

“La mejor manera de predecir el futuro es construyéndolo”: Alan Kay.

La principal función del Banco de México o Banxico es procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda e impulsar el perfecto desarrollo del sistema financiero, de ahí se planea la política monetaria en el banco central para administrar la cantidad de dinero y el crédito en la economía, su objetivo es mantener la estabilidad de precios, es decir controlar la inflación, que por cierto la inflación correcta nadie la sabe con precisión en un país donde la informalidad persiste.

Cuando hay campañas electorales, ahora para gobernadores, alcaldes, pero sobre todo las intermedias de diputados que constituirán a partir del 1 de septiembre del presente año para conformar la LXV legislatura del Congreso de la Unión de México, y es cuando aumenta la circulación de efectivo en las calles, los gastos de operación de campañas con billetes, no sólo favorece a la opacidad sino también a las irregularidades de mercado.

En los meses previos a las últimas cuatro elecciones por la presidencia (2000, 2006, 2012 y 2018), los datos de Banxico muestran un notable aumento del efectivo que circula en el país, por eso el reflejo de tasas de referencias bajas en una época de crisis y recuperación, dejando Banxico sin cambios la tasa de interés del 4 por ciento previo a las elecciones.

En estos tiempos de más incertidumbre por la crisis sanitaria, la política de gobierno y las formas de cómo se está manejando al país y lo delicado de las elecciones intermedias ya que se busca que la democracia sea representada magistralmente en las curules de las cámaras y no esté constituido por una mayoría de un partido y es tan importante que determinará si el país retomará el crecimiento o seguirá cayendo hasta llegar hasta no sé dónde.

Incluso se especula que el grupo parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados contempla nacionalizar los fondos de pensiones que superan los 4 billones de pesos, propiedad de los 30 millones de trabajadores mexicanos, para transferirlos al Banco del Bienestar y continuar el despilfarro de recursos.

La unificación en la diversidad de pensamiento o criterio manifestado es mentalidad democrática y en el congreso hoy no existe y afecta la confianza a la inversión del país interna y extranjera retrocediendo en lugar de avanzar hacia el progreso.

De niño recibí los mejores consejos de mis padres que con el esfuerzo se logran los cosas, los sueños y tus propósitos de vida, se estudiaba, trabajaba y más, con el tiempo se forma el orgullo de ser una persona digna, ahora les pagan dinero por no hacer nada haciéndolos dependientes del gobierno.

Sinceramente no sé qué nos depara, pero la verdad si elige tener un país democrático y con crecimiento, debe salir a votar este 6 de junio, de su voto dependerá el futuro de nuestros hijos.

¡Hasta la próxima!

COLUMNAS ANTERIORES

Hilda Talamantes: La importancia de revisar la clasificación de riesgo de tu empresa
Cesáreo Gámez: El 6 de junio

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.