Monterrey

Montserrat Martínez: Marca registrada

Un factor clave del negocio.

Estimado lector, nos encontramos en un mundo globalizado y competitivo por lo que actualmente requerimos de factores claves que hagan de nuestra organización algo diferente y memorable para generar lealtad y fidelidad de nuestros clientes, si escuchamos hablar de empresas como FEMSA (Fomento Económico Mexicano S.A.B. de C.V), ITESM (Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey), CEMEX y BANORTE (Grupo Financiero Banorte, S.A.B de C.V.), sin duda viene a nuestra mente palabras como liderazgo, fortaleza, prestigio, negocio, y eso sucede gracias a la marca que todas estas organizaciones regiomontanas han construido, forjado y fortaleciendo a través de los años.

Una de las estrategias de mercadotecnia más utilizadas en todo el mundo y que se utiliza de manera inconsciente es tu marca registrada, debido a que sin dudarlo te será de gran ayuda, ya que al tener una identidad que te haga resaltar en el mundo de los negocios, tendrás un prestigio que respalde a tu empresa y hoy más que nunca, es de gran importancia para que entre la competencia tu negocio se destaque en los consumidores, por lo que en la edición de hoy te comparto algunos consejos sobre el registro de marca en México.

Crear una marca es algo que requiere de tiempo y de diferentes procesos, actualmente en México todas las marcas son registradas en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), el cual es un Organismo público descentralizado con personalidad jurídica, patrimonio propio y autoridad legal para administrar el sistema de propiedad industrial en nuestro país. En su sitio web puedes llevar a cabo el proceso para solicitar el registro de tu marca y/o patente, así como para consultar el estatus.

Si ya ubicaste una marca en tu empresa, debes seguir el proceso para registrarla y te cuento algunos consejos importantes, como lo son los siguientes:

· Cerciórate de que el nombre de tu marca no se encuentre registrado para que de esta forma puedas hacer uso de él, esto es de suma importancia ya que de ese modo solo tu podrás hacer uso de esta, dando protección de que otros en el mercado no puedan hacer uso de ella, del mismo modo que te aseguras de ser el único que tiene el derecho de uso de la marca.

· Define los servicios y/o productos que brindará tu negocio, es importante saber y tener información sobre este tema al momento del registro de marca.

· Asegúrate de que tu marca se relacione con los servicios/productos que ofreces, en caso de tener varios, recuerda darle mayor importancia al más relevante para la empresa, tu marca y por consiguiente el logo de esta es la primera impresión de tu negocio.

· No olvides darle una identidad a tu marca, es de relevancia considerar que el nombre tenga una tipografía de acuerdo con el giro, y no solo eso, sino que los colores y todo lo que conlleva el branding se haga de manera uniforme para toda la identidad de la empresa.

Por ultimo pero no menos importante considera que el Branding (proceso de definición y construcción de una marca mediante la gestión planificada de todos los procesos gráficos, comunicacionales y de posicionamiento que se llevan a cabo) de tu negocio sea funcional y factible, en ocasiones, cuando uno tiene un negocio que ya ha empezado, tiene definido el nombre y un diseño especifico de este, pero de igual forma en el proceso suele haber varias versiones, por lo que hay que considerar si es la mejor opción, si refleja la visión del negocio, identidad, de igual forma es recomendable llevar a cabo todo este proceso de la mano de especialistas, los cuales con su conocimiento y experiencia te ofrezcan los mejores consejos y herramientas en la toma de decisiones, para darle a tu negocio la marca perfecta. Nos vemos en la próxima edición.

C.P. Montserrat Martínez, Especialista en medios digitales y herramientas electrónicas.

COLUMNAS ANTERIORES

Miguel Moreno Tripp: El peso y el FED
Javier Amieva: Los Republicanos estadounidenses, un peligro para México y los hispanos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.