Monterrey

Felipe Moreno: Administración Aduanera y Facilitación del Comercio en el TMEC

Caminos antagónicos.

El Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, TMEC, dejó los titulares, empero, ciertos temas merecen análisis debido a los compromisos asumidos. El capitulo 7 relativo a la “Administración Aduanera y Facilitación del Comercio”, enuncia caminos antagónicos. Si el Estado piensa cumplirlos su diseño, combinación y ejecución son un reto difícil de superar.

En la Sección A, las partes reafirman su vinculación con el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC, detallando posteriormente, sus compromisos para publicar en línea, procedimientos, pasos prácticos, documentación, información, leyes, regulaciones y vínculos web, a efectos de que las personas interesadas en exportar o importar en el territorio de las partes, puedan conocer además de lo anterior, aranceles, impuestos, cuotas, entre otros.

Asimismo, se obligan a publicar información que ayude a comprender las responsabilidades de las personas al importar o exportar, como cumplir y los beneficios que conlleva el cumplimiento. Su cumplimiento no requiere mayor esfuerzo. Incluso se pueden sumar organismos públicos y privados a efectos de diseñar esquemas, procesos, secuencias o técnicas que permitan su cumplimiento.

Por otro lado, asumen; el compromiso de publicar anticipadamente regulaciones de aplicación general para estimular los comentarios de las personas interesadas mediante mecanismos de comunicación constante, dentro de cada territorio, a efectos de plantear asuntos novedosos a las administraciones aduaneras; establecer servicios de información; resoluciones anticipadas sobre trato que concederá una parte a la mercancía a su importación; asesorar e informar, en plazo razonable, sobre solicitud de devolución de aranceles o programas de diferimiento a efectos de reducir, devolver o eximir aranceles aduaneros.

Entre los diversos compromisos, podemos resaltar la inclusión del “despacho aduanero inmediato”, cumplida la declaración aduanera, requisitos y procedimientos aplicables; la presentación electrónica y procesamiento de documentación e información antes arribar las mercancías; permitir el despacho en el punto de llegada, sin trasladar las mercancías a otro lugar; e informar al importador porque no fue despachada su mercancía con prontitud.

Un compromiso por destacar es el enunciado en el “Artículo 7.20: Agentes Aduanales”, que manifiesta “cada Parte permitirá que un importador y cualquier otra persona que considere adecuada, de conformidad con sus leyes y regulaciones, presente por sí misma una declaración aduanera y otra documentación de importación o tránsito sin los servicios de un agente aduanal”. Es el compromiso incomodo para el Estado Mexicano y amenazante para los agentes aduanales, pues hay un imperativo para permitir a los importadores o cualquier otra persona, que cumpla con los requisitos legales para ello, presentar una declaración aduanera sin los servicios del agente aduanal. Si bien no manifiesta expresamente que haría el despacho aduanero, permite el debate sobre la posibilidad de hacerlo por cualquier persona. Sin duda es un tema que todos querrán tener en el olvido, en este contexto podemos preguntarnos, ¿facilitará el comercio el que cualquier persona pueda hacer el despacho aduanero?.

En la Sección B, relativa a la Cooperación y Aplicación de la Legislación acuerdan; fortalecer y expandir esfuerzos en la aplicación de la legislación aduanera y del comercio; cooperar para hacer cumplir las infracciones aduaneras, incluidas aquellas para asegurar el cumplimiento de los criterios de origen; adoptar medidas para mejorar la coordinación de aduanas y agencias estatales; cooperar sustancialmente en el intercambio de información, incluso aquella que ayudaría a prevenir o combatir infracciones aduaneras, actividades ilícitas, evasión de impuestos, contrabando o infracciones similares. Una parte, incluso, podrá proporcionar información confidencial recabada durante la importación, exportación o tránsito de mercancías de existir indicios de infracción aduanera.

No sorprende el compromiso de ayudar en la verificación del Cumplimiento Aduanero, lo interesante es el mecanismo. La revisión sería por medio de la autoridad local a petición del tercero, lo cual tiene sentido, pues las autoridades locales son los únicos facultados para ejercer la verificación y, en el presente caso, sería a petición de parte.

En suma, los compromisos se encaminan a la facilitación y a la mejora e incremento de mecanismos de fiscalización. La fiscalización siempre causará molestia, reducción de operación, liquidez, entre otros. En la facilitación me encuentro escéptico, se parte del hecho que a la fecha es difícil y debe facilitarse, mejorando la disposición de información, asesoría para cumplimiento y beneficios de este, incluso, se comprometen las partes a permitir que cualquier persona presente la declaración aduanera, sin embargo, queda fuera un elemento trascendental, el acceso a la justicia, seguridad jurídica y, en consecuencia, la permanencia del negocio a largo plazo.

El diseño, combinación y ejecución de ambos requiere más que inteligencia.

El autor es Asesor del Comité de Comercio Exterior de Index N.L., especialista en Control del Riesgo Financiero en la Operación Aduanera, autor de varios libros, capítulos de libros, artículos científicos, asesor y capacitador.

Opine usted: servicios@indexnuevoleon.org.mx

COLUMNAS ANTERIORES

Bajan hospitalizaciones e intubados diarios de Covid en Nuevo León
Relaja Salud de Nuevo León restricciones a comercios y establecimientos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.