Monterrey

Miguel Moreno Tripp: Los soberanos

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, existen 5 tipos de fondos soberanos de inversión.

No se trata de quienes por alguna razón se imaginan que ocurrentemente pueden hacer y deshacer solo porque están por unos cuantos años -se supone- para “darse al pueblo”. Se trata, más bien, de los fondos de inversión que tienen los países y que son similares a lo que hacen las personas para los años futuros: ahorrar e invertir sus ahorros para épocas de vacas flacas o no tan flacas y disfrutar del ahorro en tiempos futuros.

Son entidades financieras gubernamentales que invierten en activos financieros e inclusive en activos reales. Su fondeo proviene de excedentes entre el gasto y el ingreso gubernamental como por ejemplo, cuando el precio del petróleo estaba en niveles de hasta US$ 140 dólares, la gran mayoría de los países exportadores de petróleo, no se lo gastaron (dilapidaron) y claro, con su buenos manejos financieros invirtiendo en proyectos rentables.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) hay cinco tipos de fondos soberanos: Fondos de estabilización presupuestaria, generalmente lo tienen los países exportadores de materias primas, buscando contrarrestar la volatilidad de los precios de sus exportaciones, por ejemplo, el Fondo de Estabilización Del Petróleo de Rusia.

Fondos de desarrollo, como su nombre lo indica, buscan asegurar recursos para proyectos generalmente de infraestructura, que a su vez potencian el desarrollo de los países. Como ejemplo esta el Fondo Estratégico de Inversiones de Irlanda

Otro tipo de fondos son similares a las fondos de ahorro que piensan en las siguientes generaciones y buscan aprovechar, como lo es con el petróleo -por el tiempo que le quede de vida-, en preparación para cuando ya no lo use el mundo, por ejemplo la Autoridad de Inversiones de Kuwait, entre otros.

Siguen los Fondos de reserva que como el GIC Private Ltd. De Singapur y los Fondos de reserva para pensiones, como por ejemplo el Fondo Nacional de Seguridad Social (China).

Adicionalmente, están las reservas de los bancos centrales, como Banxico con sus reservas.

Se estima en más de US$ 8 Trillones de dólares (aproximadamente 4 veces el PIB de México) el monto agregado que manejan este tipo de fondos. Estos fondos se manejan bajo varios esquemas:

El Modelo Noruega -el más grande del mundo, creado en 1990-, invierte casi exclusivamente como lo hacen la mayoría de los inversionistas privados: 60% en renta variable y 40% en deuda, cotizados en los mercados financieros, en forma pasivamente y con muy poco o nada en inversiones alternativas.

El Modelo Canadá invierte más agresivamente en inversiones alternativas, como son Hedge Funds (se traduce literalmente como fondo de cobertura, pero no se refiere a coberturas ni cambiarias ni de tasas de interés); Private Equity (invertir como socio en empresas con la finalidad de que en 5 a 7 años idealmente se coloque en bolsa a la empresa); Private Debt (préstamos directos a empresas que no provienen de las instituciones financieras tradicionales ni es deuda colocada en los mercados bursátiles); Bienes raíces y otros varios (bosques por la madera). Sus administradores son personas que trabajan en este tipo de fondos a diferencia de como lo hacen las fondos de las universidades americanas que contratan a manejadores de inversión externos.

En México tenemos (¿teníamos?) el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), ya que fue utilizado casi en su totalidad, disponiendo de Ps$ 204,000 millones para “evitar una contracción significativa del gasto de gobierno”.

En Nuevo León, se acaban de usar del fondo de emergencia Ps$ 150 millones por la desgracia de los incendios forestales. Moraleja: Hay que ahorrar, tanto a nivel personal como de país.

COLUMNAS ANTERIORES

Piden evitar desabastecimiento de agua en Nuevo León
Cesáreo Gámez: Señales encontradas en la inversión

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.