Monterrey

Alicia Galindo: Criptomonedas verdes

El uso de la energía como fuente energética para estas transacciones y su impacto en el medio ambiente.

La acelerada demanda de las criptomonedas y la adopción de soluciones con base en el bolckchain ha resaltado un elemento esencial. El uso de la energía como fuente energética para estas transacciones y su impacto en el medio ambiente. En el marco del día de la Tierra y el “Climate Summit” -en el que el presidente Biden citó a más de 40 líderes del mundo para lograr una agenda al 2050 de cero emisiones- investigué un poco más sobre uno de los mercados con más consumo eléctrico como lo es el cripto mercado, y definitivamente sí, sí hay una iniciativa.

Esta alianza entre el Energy Web, la Alianza por la regulación de innovación y el RMI (Rocky Mountain Institute) lanzaron el “Crypto acuerdo climático”. Inspirado en el Acuerdo de París, esta es una inciativa privada para toda la comunidad crypto enfocada a descarbonizar la industria en un tiempo record. Más de 35 empresas e individuos de la industria crypto, financiera, tecnología, organizaciones no gubernamentales y todo el sector climático, se han unido a este Crypto acuerdo climático como partidarios activos.

El objetivo: 100% verdes para el 2025. Las tecnologías que soportan todo el mercado crypto lo hacen con energía, así como el almcenamiento y procesamiento de datos, la nube, redes sociales e inteligencia artificial. Industrias alrededor de la economía global están empezando a considerar en sus agendas la descarbonización para promover el crecimiento económico. Definitivamente la industria cripto no se ha quedado atrás.

Entonces la pregunta es: ¿cómo descarbonizar las criptomonedas? Basados en el proceso de innovación existen dos partes lógicas, la oferta y la demanda.

Desde el punto de vista de la oferta, la solución no es quitar la característica de fungiblidad de las cryptos haciéndolas verdes o no verdes. La solución a largo plazo es asegurar que el blockchain sea suministrado de energía 100% renovables. Para algunos blockchain la industria puede alcanzar esto invirtiendo en mecanismos que son más eficientes en materia energética como por el ejemplo el PoS o Proof of Stake, que es utilizada para validar las transacciones de acuerdo con cuántas criptomonedas tiene una persona.

Para las cripto que se quedan con el mecanismo alternativo al PoS, el PoW o Proof of Work, que utiliza mayor cantidad de energía, lo que se pretende con este acuerdo climático es una mayor transparencia para medir el consumo utilizado y ver la manera de que este sea creado por energías renovables.

La minería es otro factor. Para hacerla verde, existen certificados y esquemas de energía para rastrear la generación energética global en la minería de criptomonedas. En la página oficial de este acuerdo, se presentan los casos de Google y Microsoft que experimentan exactamente el mismo tema en sus centros de datos. Su intención es probar que estos están alimentados 24/7 por energía renovable. Esto haría mucho más atractivo al crypto mercado haciéndolo verde, haciéndolo verde y dando mayor alcance a nuevas inversiones.

Ahora, desde el punto de vista de la demanda, el objetivo es hacer que los crypto mercados descarbonicen sus inversiones de abajo hacia arriba. El Acuerdo establece que para lograrlo se pueden utilizar los mismos mecanismos que actualmente utiliza el RE-100 – un acuerdo global de más de 300 empresas comprometidas a adoptar al 100% energías renovables-. De acuerdo con esta iniciativa, estas empresas manejan más de 315 horas terawatt de energía renovable por año. El índice de consumo eléctrico de Bitcoin de Cambridge establece que la red de Bitcoins, por ejemplo, consume aproximadamente 120 horas terawatt.

Otro elemento importante son las preferencias de los inversionistas, ya sea por precio, impacto, geografía, etc., existen muchas opciones de energía renovable que se pueden elegir. El Acuerdo establece que los inversionistas de crypto reciben certificados de energía que reflejarían prueba de su compromiso en el uso de renovables. Esto podría detonar nuevas formas de crear tecnologías que soporten energías limpias del tamaño del monto de inversión de los tenedores de crypto monedas.

Si se logra este Crypto Acuerdo Climático, los objetivos resolverían un problema real. Tan solo Bitcoin -anualmente- tiene la misma huella de carbono que Hong Kong, mientras que las emisiones anuales de carbono de Ethereum es casi el mismo que el de Lituania. La contaminación climática está creciendo, así como la conciencia de que el calentamiento global necesita parar casi a la mitad para evadir los peores efectos del cambio climático. Sin duda, es algo que toda la humanidad necesitamos de manera urgente.

La autora es profesora del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas, de la Escuela de Negocios.

Opine usted: alicia.galindo@tec.mx



COLUMNAS ANTERIORES

Jorge A. Moreno: ¡A toda máquina!
Logra Parque Fundidora ingresos históricos en cuatrimestre

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.