Food and Drink

Comer antes de comer: los beneficios del aperitivo

Hoy es el Día Mundial del Aperitivo, nueva festividad que celebra a aquellas bebidas o pequeños platos con los que se inaugura la comida, para “abrir el apetito”

Hay un momento inaugural para las barrigas en las diversas gastronomías internacionales: el aperitivo, del latín tardío aperitīvus, “que tiende a abrir”. Se trata de una bebida o algún alimento que se consume antes de “comer en serio”, lo cual tiene tal importancia que hoy se le dedica una festividad: el Día Mundial del Aperitivo.

Para el Diccionario enciclopédico de la Gastronomía Mexicana, el aperitivo se limita a las bebidas alcohólicas secas que se sirven al principio de una comida para estimular el apetito, entre los cuales podemos encontrar el mezcal, los “toritos” de Veracruz, tequila y cocteles como la margarita.

Sin embargo, como se acostumbra en las guerras de significados, la Real Academia de la Lengua Española tiene algo más que agregar y extiende la definición a toda la “comida que suele acompañar al aperitivo”.


Y es que España se tomó esto del aperitivo muy en serio, tanto que para aquel país es toda una tradición, entre los más populares están las “patatas fritas”, las aceitunas o las tablas de embutidos, quesos y frutos secos, lo que en las culturas del mediterráneo mezclan con el famoso “tapeo”, es decir, la comida que se consume en los bares y tabernas.

Festejar a estos alimentos ligeros fue una iniciativa de la marca de papas Lay’s España, la cual en el 2020 lanzó una petición a la Unesco a través de la plataforma Change.org: “para celebrar que el aperitivo, en todas sus formas y variantes regionales, es patrimonio de nuestra sociedad, representa lo mejor de nuestra cultura y es conocido y amado en todo el mundo”.

Aunque muy arraigada en España, en la gastronomía mexicana también encontramos alimentos para inaugurar la comida, conocidos popularmente como botana, como raciones pequeñas con chicharrón, nachos, totopos, guacamole o pico de gallo.

A los aperitivos adecuados se les atribuye el estímulo del apetito y del sistema digestivo, pues preparan al organismo para recibir los alimentos y son útiles para, posteriormente, comer raciones más pequeñas.