Monterrey

Erick Flores: Los efectos del tapering en los mercados financieros

Tras la crisis por el Covid-19, la Fed inició con una fuerte inyección de liquidez en los mercados para reducir las tasas y sobre todo impulsar la economía.

Mucho se ha especulado que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, debería empezar con la política del “tapering”, que en el contexto financiero significa el comienzo del retiro de las inyecciones de liquidez, disminuyendo gradualmente la compra de bonos en los mercados.

¿Pero qué efectos puede traer en las economías emergentes y en los mercados financieros?

Tras la crisis por el Covid-19, la Fed inició con una fuerte inyección de liquidez en los mercados para reducir las tasas y sobre todo impulsar la economía, hoy en día, tras meses con esa política hay evidencia de una fuerte recuperación económica, incluso luces de advertencia de un sobre calentamiento por la elevada inflación.

Algunos destacados economistas como Lawrence Summers, han señalado su preocupación por el alza en los precios, otros como Ben Bernanke defienden a la Fed, al advertir que es muy difícil adelantarse y saber si hay o no una burbuja inflacionaria.

Lo que sí es un hecho es que cada vez hay un mayor consenso entre los expertos, respecto a que la Fed tiene que corregir el rumbo de su política monetaria, por lo que es muy probable que anuncie la reducción de compra de activos, lo que es el famoso tapering, la pregunta es ¿cuándo y cómo va a reaccionar el mercado ante esto? Es por ello que la economía vive hoy un momento crucial.

La experiencia del tapering en 2013 fue una sobre reacción de los mercados, con fuertes desplomes en las bolsas de valores y severas depreciaciones de las monedas de los mercados emergentes, sin embargo, la medida fue algo sorpresiva, ahora hay analistas que dicen que puede no ser tan trágico porque ya se han ido ajustando las variables y es una medida esperada por todos.

Lo que sí hay sin duda es incertidumbre sobre el tamaño del ajuste, lo que podría traer fuertes impactos en el tipo de cambio, una fuerte depreciación del peso y de monedas de otras economías emergentes, y el incremento en las tasas pegará fuerte en los mercados bursátiles.

El propio Banxico ha mencionado en sus reportes la posibilidad de una normalización en la política de la Fed más rápida que la prevista, teniendo dos efectos: 1) Uno inmediato en los mercados financieros, (mercado cambiario) y 2) Puede frenar la recuperación de la economía ante el incremento en las tasas.

La pregunta crucial es ¿cuándo anunciará la Fed el ajuste? Nadie lo sabe con certeza, depende si se consolidan las señales de crecimiento de la economía, del empleo y la inflación.

Expertos en el tema, señalan que podrían iniciar en septiembre o diciembre, pero la reducción sería lo mínimo posible. Actualmente la compra de activos por parte de la Fed es de 120,000 millones de dólares al mes, de los cuales 80,000 millones son bonos del Tesoro y 40,000 millones en valores con garantía hipotecaria, con lo que se estimula la economía manteniendo las tasas muy bajas incluso negativas.

La razón principal de llevar a cabo el tapering es frenar la economía al bajar la inversión y el consumo y evitar el sobrecalentamiento, pero esto también podría traer un severo impacto en los mercados financieros, un desplome bursátil y que el dólar se vaya a las nubes.

Ante este panorama hay que evaluar bien las inversiones y seguir diversificando para reducir el riesgo.

El autor es especialista en Wall Street, líder de opinión en mercados americanos, innovador e impulsor de mercados y talentos. Se desempeña como CEO de MKM.

COLUMNAS ANTERIORES

Luis España: SAT y SATNL no es lo mismo
Víctor Romero: Nearshore solución para abasto en la electrónica

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.