Empresas

Interjet incumple con su ‘aterrizaje’ en Santa Lucía

Federico Bertrand, director general de la aerolínea planteó como límite para volar en el AIFA el pasado 15 de marzo.

Desde que Alejandro del Valle compró Interjet, la aerolínea ha prometido pagar a sus trabajadores volver a volar y llegar a un acuerdo con el sindicato para terminar la huelga que pesa sobre la aerolínea. Interjet también se comprometió con los militares que dirigen el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), pero como a todos los anteriores, también falló.

Según una carta de Federico Bertrand, director general de la aerolínea, enviada al director del aeropuerto, Isidoro Pastor Román, Interjet solicitó “espacio en el AIFA”, en donde se comprometió a operar desde el 21 de marzo de este año, lo que no ocurrió.

En la misiva obtenida por El Financiero a través de solicitudes de transparencia, Bertrand solicitó “un espacio en hangar para pernocta y efectuar mantenimiento de línea a dos aeronaves tipo Airbus 320, mostradores de atención a pasajeros para efectuar la documentación y venta de boletos”.

La aerolínea, que no opera desde diciembre de 2020, también pidió oficinas para personal de despacho y tráfico y espacio para resguardar equipo de apoyo en tierra.

Interjet tenía previsto operar desde Santa Lucía desde el arranque de ese aeropuerto e, incluso, volar en los aeropuertos de Toluca y Ciudad de México con una flota inicial de 10 aviones. Sin embargo, no ha podido hacer frente a los pasivos por 40 mil millones de pesos que tiene, ni tampoco solucionar la huelga que mantiene la sección 15 de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), con quien no ha negociado.

Además, hay por lo menos 12 mil pasajeros a quienes se les deben pagar sus viajes, además de quejas ante Profeco y otros organismos de protección a consumidores en mercados latinoamericanos en donde volaba Interjet.

Una fuente con conocimiento de la situación de Interjet precisó que el propio Bertrand había puesto como fecha límite para comenzar a volar el 15 de marzo pasado.

“El propio director general aseguró que si se llegaba a esa fecha (15 de marzo) sin una reestructura y con la huelga sin ser resuelta, se habían perdido las esperanzas de regresar”, indicó la fuente que pidió mantener el anonimato.