Economía

ABC Capital y Ualá, una asociación en pro de la inclusión financiera del país

En noviembre del año pasado se anunció que Ualá se asociaría con ABC Capital, y en la actualidad ya han sacado una tarjeta física y digital en conjunto.

La alianza entre el sector Fintech y la banca tradicional pueden impulsar de manera más efectiva la inclusión financiera y terminar con el rezago en la bancarización que hay en el país, además de que constituiría un detonante de una sana y mayor competencia en el mercado financiero mexicano.

En entrevista conjunta Pierpaolo Barbieri, fundador y director de Ualá y Mario Laborín, presidente del Consejo y uno de los fundadores del Banco ABC y que permanecerá como socio estratégico, una vez que las autoridades financieras de México autoricen la operación de compra presentada por la Fintech de origen argentino, coincidieron en que el objetivo final es tener un banco que apoye a la inclusión financiera en México vía servicios y productos digitales acordes a las necesidades de la población.

En el marco de la 85 Convención Bancaria, ambos explicaron que hoy trabajan en el diseño de lo que podría ser el nuevo banco, incluso su nueva imagen, si la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y el Banco de México (Banxico) dan el visto bueno al anuncio de acuerdo de compra de ABC Capital hecho por Ualá en noviembre de 2021.

Barbiere, fundador de la Fintech de origen argentino, indicó que, si bien la alianza aún no ha sido autorizada por los órganos regulatorios de nuestro país, y aún siguen en trámite, una vez concluido el acuerdo, ambas firmas planean atender al segmento no bancarizado del país.

Por eso, aun cuando en los dos últimos años la economía mexicana no ha tenido un buen desempeño, en el largo plazo la visión que tienen es de oportunidades para hacer negocios, por lo que el país es clave en su estrategia regional, y la asociación con el banco ABC Capital le permitiría acceder a varias características de la banca tradicional y esa fue una de las razones principales por la que decidieron –de ser autorizada la alianza–, estar bajo el marco regulatorio de un banco.

“México tiene una regulación extremadamente clara, pero al mismo tiempo esa claridad deja entrever que en una figura de Fintech hay muchas cosas que uno no puede hacer, que sí puede hacer con una figura bancaria”, y les da oportunidad de crecer, por lo que de aprobarse el acuerdo, Ualá tendría el control.

Mario Laborín, presidente del Consejo de ABC Capital, indicó que en la firma ya buscaban este salto a la digitalización y tenían dos años explorando opciones y socios, pero eligieron a Ualá como su aliado estratégico.


Campo de oportunidades

Una vez que tengan la autorización regulatoria, ven oportunidades en segmentos desatendidos en nuestro país para otorgarles productos financieros acorde a lo que necesitan, que es una de las características y diferenciadores de la Fintech, pero dependen de que las autoridades les den el visto bueno, reconoció Barbieri; por lo pronto trabajan juntos ya con Ualá ABC, que es un producto de marca compartida que pertenece a ABC Capital y consiste en una cuenta con una tarjeta de débito Mastercard y una app para manejar el dinero mucho más fácil.

“México tiene una baja penetración financiera, especialmente las clases medias que son a veces las que más pagan en términos de costos crediticios”. De acuerdo a sus estudios de mercado, el 70 por ciento del país no tiene historial crediticio ya que la mayoría de las personas aún no utilizan métodos de pago que les permitan tener este registro.

El directivo argentino reconoció que está sumamente interesado en crecer en el país. “Creemos que eventualmente México va a ser el mercado más grande de Ualá, por el tamaño de la oportunidad; tanto poblacional como por los datos financieros, que hablan de un potencial”.

Desde su llegada al país, explicó, han estudiado el mercado, y han descubierto oportunidades que planean aprovechar con esta alianza.

“México (representa) un mercado donde el 60 por ciento de la población, especialmente los jóvenes no usan métodos digitales para pagar y todavía usan efectivo, creemos que la oportunidad es infinita”.

“Los bancos dan excelentes servicios a cierto nivel de la población, pero desatienden al otro segmento, especialmente fuera de las grandes ciudades, los grupos que no están en el top 10 o top 20 de la pirámide de ingresos, entonces, creemos que hay una gran oportunidad ahí”, añadió, mientras que Laborín complementó diciendo que en conjunto están diseñando varios productos para este mercado desatendido para minimizar los riesgos asociados.

Laborín añadió que la incursión de las Fintech en México podría abonar al dinamismo de la banca tradicional. “Veo claramente que este es el Amazon de la industria financiera (las Fintech). Vamos a entrar con competidores de bajo costo; antes lo que necesitabas era tener una base de clientes muy grande y una red física muy grande, y eso se acabó”, dijo.

En noviembre del año pasado se anunció que Ualá se asociaría con ABC Capital, y en la actualidad ya han sacado una tarjeta física y digital en conjunto. “La lanzamos hace un mes y estamos emitiendo más de 2 mil tarjetas al día”, aseveró Barbieri.

En agosto pasado, la Fintech anunció una nueva ronda de inversión por 350 millones de dólares y alcanzó una valuación de 2 mil 450 millones de dólares; la inyección de recursos representó la ronda de inversión privada más grande que ha recibido una empresa argentina.