Opinión

Villalobos contra Anaya en el PAN; y el silencio de Madero

1
  

   

Ricardo Anaya es el virtual ganador de la contienda por la presidencia del PAN. (Alejandro Meléndez)

La otra prueba de fuego para Ricardo Anaya, nuevo dirigente nacional del PAN, va a ocurrir el sábado cuando el consejo nacional en funciones, que consolidó Gustavo Madero en 2014 (70 por ciento afines a él), nombre a la comisión permanente que a su vez tendrá que ratificar al CEN de Anaya. Se despejarán dudas. Hay dos versiones sobre el papel que juega Madero: la de que Anaya lo traicionó y la de que Madero continúa detrás de Anaya, pero que ha decidido deshacerse de Jorge Villalobos, joven diputado saliente que impuso una buena parte de los candidatos y que ahora son diputados electos, mismos que obedecen indicaciones de Villalobos porque es uno de los hombres que más pierden con el aislamiento de Madero.

Ayer en Tijuana, durante la plenaria de la próxima fracción del PAN en San Lázaro, Madero era un legislador más. No estaba en el pódium, pero cuando Kiko Vega, gobernador de Baja California, nombró al expresidente, la mayoría de los legisladores electos se puso de pie y aplaudió durante casi dos minutos. Después, cuando Anaya intentaba seguir con la agenda del día se levantó de su silla Ingrid Schemelensky (cercana a Villalobos) y engrosó la voz para pedirle cuentas al recién electo jefe nacional. Anaya pidió agotar la agenda en ese momento en que la prensa estaba presente y pasar el tema a reunión privada, pero Joaquín Díaz Mena, Claudia Sánchez, Minerva Hernández y Marcos Gama emplazaron a que fuese en ese instante en que rindiera cuentas sobre el nombramiento de Marko Cortés como su coordinador en vez de a Madero.

El sábado el panorama se verá con mayor claridad: si Madero está detrás de esta estrategia para deshacerse de Villalobos, quien en su momento abogó por Anaya para la presidencia de la Cámara de Diputados, así como por la coordinación, y los diputados electos no han entendido la jugada, o si en verdad el llamado joven maravilla cometió parricidio político. Lo que en verdad es cierto hasta ahora es que Madero ha optado por guardar silencio.

Cordero contra Gil. Hablando de silencios en el PAN, ha sido el senador Roberto Gil, en su momento casi hermano de Ernesto Cordero, quien no se ha aparecido ni ha abierto la boca en este proceso determinante en que está la disputa interna por la presidencia de la mesa del Senado que le toca a su partido.

El jueves debe estar ya el nombramiento y quienes en mancuerna buscan sacar a Gil del camino son nada menos que Cordero y José Rosas Aispuro. Ha dicho Cordero que tiene 14 votos de los 23 que lo llevaron en su momento a la coordinación. Lo cierto es que salvo Martín Orozco, Mariana Gómez del Campo, Javier Corral (su exadversario eterno) y quizá Salvador Vega que aún mantengan simpatía con él, no hay más.

En el PAN también está la disputa por la coordinación del Senado. Aunque es facultad exclusiva del presidente del partido hacer el nombramiento, quien vuelve a moverse por tercera vez es Héctor Larios en espera de que Anaya lo nombre coordinador en el Senado, en sustitución de Fernando Herrera.

10 SEGUNDOS… Escribimos ayer aquí que el canciller José Antonio Meade tiene aspiraciones a la presidencia de la República para 2018 y que para promover su imagen contrató dos consultorías. De la cancillería, sin embargo, nos aclaran que ni la dependencia ni el secretario han contratado ese tipo de servicios.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar: 
Lopezobradoristas abrazados al PRD
De la toma de aeropuertos a jugar muñequitos en las aulas
¿Y el no de Madero aunque le rogaran?