Opinión

Un balazo certero, un
ascenso y varias dudas

1
     

        

Policía frustra asalto. (Especial)

Constituyentes, en la capital de la República, es una de esas vías en las que uno sabe que corre el riesgo de ser víctima de la delincuencia. La experiencia enseña a los capitalinos que ningún objeto vistoso debe ocupar los asientos del auto si se transita por ahí. Dados los perennes embotellamientos de esa avenida, es alta la probabilidad de un asalto, de un cristalazo “en el mejor de los casos”.

Por lo anterior, las imágenes de video difundidas la semana pasada, en las que se ve a unos asaltantes cercar al conductor de un auto, se viven en primera persona. Despiertan un familiar sentimiento de indefensión.

Lo que cambia de esa conocida película que son los asaltos ahí es que de repente, en las imágenes difundidas, uno de los delincuentes cae al suelo. Es conocido el por qué: un policía de la PGJDF se percató del intento de asalto y decidió intervenir. De un certero disparo resolvió la situación.

En la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y en el gobierno de la ciudad, decidieron ascender a ese policía.
No se trata de buscarle defecto a una acción policiaca que fue exitosa. Pero tampoco hay que convertirla en un evento ejemplar que impida ver el contexto en el que ocurre.

Si el primer párrafo de esta columna es exacto, es decir, si es algo más que una apreciación subjetiva, lo que desde hace tiempo urge es un sistema de prevención del crimen que funcione en esa zona (y en otras identificadas igualmente como trampas de ciudadanos), y un sistema judicial que no sea una coladera. Es decir, una mejora tanto de la policía como de los jueces.

La noticia de que el agente sería ascendido luego de su intervención, que mandó de por vida a la silla de ruedas al delincuente, provocó reacciones que obligan a pensar.

En los comentarios recogidos en nota al respecto publicada en el sitio reforma.com, por ejemplo, se leen expresiones como esta: Urgente que la política respecto de policías SE MANTENGA EN ESTA LÍNEA. A todo aquel que deje parapléjico a una rata = PREMIO!!!!!.... Muy bien Agente!!! Lo mejor del caso es que dejó paralítico al delincuente, excelente porque no le quitó la vida (lo cual hubiera ocasionado que chillaran todos los moralistas) pero muy bien porque inmovilizó a la rata de por vida, al menos le costará mas trabajo delinquir así. O como esta: MUY BIEN. Ahora, lo preocupante: qué hacía en la calle un individuo que fue encarcelado por secuestro y con 4 averiguaciones previas? Nombre del juez que lo liberó, del MP que seguro no integró bien la averiguación previa. Si no se les finca responsabilidad van a seguir dejando en libertad a cuanta lacra puedan$$$$$.

El episodio de Constituyentes muestra algunas de las graves carencias de nuestro sistema. Y del profundo cansancio ciudadano al respecto. Qué bueno que se evitó un asalto, pero ¿qué hacemos para reducir al máximo esos robos? ¿Cómo instalamos el tema de la impunidad como fuente de muchos crímenes? ¿Y de la desigualdad como caldo de cultivo? ¿Cómo evitar la tentación de ver con buenos ojos las soluciones que privilegian los balazos?

Apostar nuestro futuro a intervenciones policiacas de corte providencial, que salven a los ciudadanos de los delincuentes en episodios de corte cuasi milagroso, es confundir los cómics con la realidad. Ojalá este caso no resulte contraproducente.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
DF: La rebelión de los vecinos
Historias de algunos amigos
Aureoles y el acertijo de las autodefensas