Opinión

Sorpresas

 
1
 

 

Marcelo Ebrard.

Gil va de sorpresa en sorpresa. Cuando pensó que había leído prácticamente todo en materia de contratos y conflictos de interés, su periódico Milenio le ha propinado una bofetada en el rostro. Heliodoro Cárdenas ha contado la petite histoire: durante la administración de Marcelo Ebrard, el gobierno del Distrito Federal vendió en un millón 64 mil pesos un predio valuado en casi 33 millones y en el cual la empresa Enalser construyó el edificio en el que actualmente vive Marchelo. Pequeño detalle: con los socios de Enalser, Enrique Ebrard creó una inmobiliaria. El afortunado lugar se encuentra en la Plaza Río de Janeiro, en la colonia Roma.

Gamés recordó a su extinta madre: en todos lados se cuecen habas y en mi casa a calderadas. Sigue la mata dando. Una mata frondosa, exuberante. Gilga se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: ¿qué mosca codiciosa les ha picado a nuestros políticos? ¿La misma que le picaba a Echeverría y López Portillo? Arriba y adelante y vénganos tu reino; la colina del perro, la solución somos todos y yo tomo todo. Dicen que decía el Negro Durazo, siniestro jefe de la policía, con un costal de billetes frente a sus ojos: lo que saque la mano. ¿La misma mosca que le picó a los hermanos Salinas? ¿La misma que ofuscó a propios y extraños a la hora de comprar la casa blanca? Esa mosca le ha picado a Ebrard. La mosca, la araña, la araña, la mosca.

Si te vienen a contar

Cositas malas de mí, manda a todos a volar y diles que yo no fui. Mis enemigos en Los Pinos no cesan de fustigar mis férreos principios. La casa costaba tres y un fantasma la compró en dos, ¿qué hay de malo en ello?, se sabe que los fantasmas compran bienes raíces en barata, verdaderas gangas. Enrique Camilo Ebrard Casaubón se asoció en 2006 a la empresa inmobiliaria Residencial Mexicali en la cual participaban dos alegres compadres: Sergio Fuentes Calderón y Ernesto Castro García y tres personas más, según la escritura tantos de tantos. El señor Fuentes es socio de la constructora Enalser, empresa propietaria de la casa que renta Marcelo Ebrard y por la cual paga 80 mil pesos.

La nota de su periódico Milenio cuenta que las relaciones de Ebrard y Ernesto Castro son añejas pues la empresa Círculo Promocional Gráfico a la cual pertenece Castro, aparece como proveedora del Partido Centro Democrático, proyecto político de Ebrard y Camacho Solís. Si la lectora y el lector no han entendido cabalmente esta red de negocios no tienen por qué preocuparse, Gilga tampoco entiende ni jota, salvo una cosa: demasiados negocios en triángulo, demasiadas compras, demasiados hermanos, demasiadas pequeñas empresas, en fon. No habíamos terminado con Johnny Ebrard cuando aparece Ebrard el portafoliero (así se llamaba a quienes hacían negocios de bienes raíces en la Ciudad de México).

Fuego

Gamés lo leyó en su periódico El Financiero. Si no se suspende la evaluación de maestros, la CNTE acordó iniciar un boicot electoral en todos los estados en los cuales ha logrado presencia y actividad volcánica. Entre los planes de los maestros de la CNTE y los padres de los normalistas de Ayotzinapa: impedir que se instalen las casillas, llamar a anular el voto y quemar boletas electorales. El fuego se les da bien a estos maestros.

Las organizaciones sociales que se oponen a la realización de los comicios intentarán que las autoridades de distintos municipios sean electas por usos y costumbres. ¿Cómo la ven? Sin albur. Severiano debe ser munícipe, se lo merece, desde hace años golpea a su mujer, se emborracha hasta perder el sentido y ha matado a dos enemigos.

Sigan negociando con ellos, proponiendo mesas de diálogo, dándoles dinero, regalándoles la Ciudad de México para sus desfiles (qué falta le hacían a Gamés una buena cantidad de gerundios). En fon.

La máxima de Montaigne espetó dentro del ático de las frases célebres: “Yo no me encuentro a mí mismo cuando más me busco. Me encuentro por sorpresa cuando menos lo espero”.

Gil s’en va

Twitter:@GilGamesX

También te puede interesar

Nos vemos en Siberia

Varas para medir

Lenguaje