Opinión

Romper el amor

 
1
 

 

Ruptura. (Shutterstock)

Las relaciones de pareja se rompen en buena medida porque se rompe el contrato inconsciente que las unió. Inconsciente porque ninguno de los dos tiene del todo claro por qué eligió a este hombre o a esta mujer y no a otros. Porque las necesidades de amor y comprensión se satisfacen solo parcialmente, casi siempre por miedo o vergüenza de reconocer lo que deseamos: tal vez él quería una madre incondicional y no la encontró. Puede ser que ella lo necesitaba como antidepresivo y por eso fue incapaz de soportar el lado sombrío de él.

El amor construye una geografía única, solo accesible para la pareja. La parte individual de la personalidad da paso al aumento de la dependencia y aparece el nosotros como protagonista. En los primeros años de la relación, la fusión se vive como gratificante y como el alimento de un mundo privado de significados, conocimiento profundo y confesión de fragilidades. “Ahí está lo bueno, lo valioso, lo estimulante, lo deseado, lo que consuela, remedia, comprende, tolera y espera; lo perfecto y único de mí, del otro, del mundo, lo irrepetible, el puro y largo presente, el futuro como abanico de proyectos y alternativas. Ahí se puede incluso tener berrinches, rarezas, exigencias que se perciben como muestras de identidad, de especificidad, y también como pruebas de amor, cuando son toleradas y comprendidas”. (Troya, E., De qué está hecho el amor, Lumen, 2000).

Casi todas las parejas viven este tiempo de idealización y fusión con alegría, porque quieren y están dispuestas a sentir amor, porque aman al otro, a sí mismos en la relación, al que son para el otro.

Las expectativas frustradas, los acuerdos incumplidos, la falta de tiempo para nutrir la relación, la desaparición paulatina de la idealización, dan paso a sensaciones de ahogo y asfixia y aparecen sentimientos de enojo y tristeza. La pareja descubre todas sus imperfecciones y se sienten traicionados. Porque frustramos, consciente e inconscientemente, los deseos del otro. Porque posponemos planes y anhelos compartidos. Porque de mirar al otro con devoción y asombro, comenzamos a ignorarlo.

Algunos no soportan la realidad y aparece el distanciamiento afectivo y sexual que podrá derivar o no en una ruptura. Los más intolerantes al cambio y con menos capacidad adaptativa no verán solución y se alejarán para siempre.

Las relaciones siempre están terminando, si entendemos terminar como evolucionar y cambiar a un nivel diferente. El contrato original que unió a la pareja ha de ser actualizado. La relación debería tratarse como un ser vivo que necesita alimento, revisiones periódicas y unas vitaminas de vez en cuando. Un ejemplo de lo anterior es la pareja que tuvo una vida sexual satisfactoria durante mucho tiempo y que un día sufre una crisis de deseo. Sin la voluntad para enfrentar lo que se ha perdido y cómo se podría recuperar, lo único que queda es romper y perder la intimidad, el cuidado mutuo y al compañero de vida, para reencontrarse con un yo desolado, perdido y abrumado por la incertidumbre. Romper obliga a replantearse las ideas sobre el futuro y es un factor de riesgo para la depresión clínica. ¿A dónde se va el nosotros? ¿En dónde queda el amor y lo que fuimos?

Frente a la ruptura hay que conservar la calma, con la certeza de que no hay dolor que dure para siempre, intentando atravesar los días de abstinencia amorosa con la mayor dignidad posible, haciendo del autocuidado una prioridad: comer bien, descansar, moderar el consumo de alcohol y otras drogas, hacer deporte e inventarse nuevas rutinas.

Fluir con la tristeza es mejor que obsesionarse con no sentir dolor y con querer pasar la página demasiado rápido.

Una ruptura puede ser el pretexto para entregarse a la desolación o una oportunidad para revisarnos como individuos y en nuestras relaciones. Será necesario redefinir quiénes somos después de la separación y quiénes queremos ser en esta etapa de soledad.

Vale Villa es psicoterapeuta sistémica y narrativa, así como conferencista en temas de salud mental.

Twitter: @valevillag

También te puede interesar:
Culpa
La casa perdida
México