Opinión

Reclaman urgente revisión al sistema de patentes

 
1
 

 

Laboratorios Pfizer. (Archivo)

Dos interesantes artículos de fondo aparecidos en la misma semana plantean escenarios contradictorios, y al final complementarios, del sistema mundial de patentes y el impacto que actualmente tiene en la promoción de la innovación. No debe quedar duda de que el estímulo a la innovación es el fiel de la balanza para juzgar si el sistema se apega o se distrae del cumplimiento del cometido.

El primero de los artículos corresponde a la que es sin duda la revista más influyente en materia económica en el mundo, The Economist, y de ahí la importancia que reviste el planteamiento de fondo sobre la necesaria revisión del sistema. De acuerdo a su visión, las patentes han dejado de cumplir el papel de ser promotoras de innovación, y de manera contraria han revertido sus efectos y desde algunas décadas la impiden y socaban. Entre los argumentos que la revista señala se encuentra el conocido caso de las llamadas “patent trolls”, que siguen siendo un dolor de cabeza para muchas empresas que enfrentan sus efectos depredadores. Se trata de firmas de abogados o empresas que no realizan negocio alguno y mucho menos producen tecnología, que son constituidas específicamente para apropiarse de patentes importantes en un campo tecnológico determinado y presionan el pago de quienes eventualmente las utilicen, empleando para ello mecanismos judiciales o negociaciones hostiles. El número de casos ha crecido de manera tan alarmante, que una nueva legislación se encuentra en formación en el Congreso estadounidense para tratar de contrarrestar esta práctica.

Otro de los efectos que se están cuestionando está dado por las patentes defensivas o de protección, que constituyen verdaderos blindajes a tecnologías de uso comercial, que no sólo no contribuyen a la diseminación de innovación, sino que de manera contraria generan efectos monopólicos nocivos. Asimismo, según este reporte, el lenguaje farragoso empleado en la redacción de patentes, que se ha convertido en las últimas décadas en la norma, hacen poco accesible la información y degradan la función de abrir el conocimiento de las invenciones para fines empresariales y académicos.

Por la otra parte, el estudio de Thompson Reuters denominado “2015 State of Innovation”, la versión que cuenta es exactamente la contraria, al establecer una vinculación directa entre niveles históricos de innovación y sistema de patentes, reivindicando el rol histórico que éste ha venido cumpliendo en los tres últimos siglos, y de manera pronunciada en las últimas tres o cuatro décadas.

En este caso el reporte parece anunciar un futuro luminoso en el que tecnologías relacionadas al “internet de las cosas”, la ingeniería genética, el “big data”, la robótica y la inteligencia artificial, están guiando una revolución que permitirá aceleradamente alcanzar niveles de bienestar humano nunca antes vistos, y en el que el aporte de las leyes de patentes será decisivo para guiar las inversiones.

Dos tendencias claras parecen completar el escenario de los necesarios balances a desarrollar: por una parte, el papel de contrapeso que la legislación antimonopolios empieza a marcar con creciente intensidad frente al uso abusivo de ciertas prácticas vinculadas a patentes, y por el otro, los procedimientos colaborativos que las “patentes abiertas” plantean como nuevo derrotero de muchas empresas que están cambiando, en esta materia, el paradigma de la palabra “propiedad”.

Twitter: @JalifeCaballero

También te puede interesar:
Plantea TPP limitación a denominaciones de origen
Grave situación en robo de señal de TV de paga
Avanza poderosamente comercio electrónico en el país