Opinión

Que los pobres se esperen


 
 
Alicia está postrada en una silla de ruedas. Le amputaron una pierna por una infección mal cuidada. Su marido desaparece por temporadas y ella solo puede moler maíz para sobrevivir. Es madre de una niña de dos años que padece discapacidad. Ambas son parte de los 7.5 millones de mexicanos que viven con hambre.
 
Lo único que Alicia pedía era una rampa para poder entrar y salir de su casa con su silla de ruedas, allá en Mártir de Cuilapan, Guerrero. Pero tuvo que esperar, porque así lo decidieron los políticos.
 
Nuestro peculiar sistema político es a veces ridículo. Tenemos una Ley Electoral fundada en la trampa, la sospecha y la venganza.
 
Cierto, 70 años de gobiernos del PRI fueron tiempo más que suficiente para imaginar y aplicar toda suerte de artimañas que permitieron manipular las elecciones.
 
Y, en el afán por evitarlo, los políticos diseñaron una Ley Electoral restrictiva, vengativa y absurda, en lugar de cambiar los patrones culturales en torno de los comicios.
 
 
Esta semana se reactivó la Cruzada Nacional contra el Hambre que aplica el gobierno en 400 municipios del país. Mártir de Cuilapan, en Guerrero, fue elegido como municipio piloto para desarrollar el nuevo modelo de desarrollo social que impulsa el gobierno de Enrique Peña Nieto.
 
En todos esos sitios, los alrededor de 50 millones de mexicanos que viven en pobreza tuvieron que esperar a que pasaran las elecciones del 7 de julio y que los políticos apaciguaran sus ánimos, asumieran sus triunfos y derrotas, para que la ayuda que tanto necesitan les llegara sin reclamos.
 
A los que comen de la política -y muy bien- con el dinero que les damos, vía los partidos, no les importa que ¡el 90 por ciento del ingreso de esos pobres se los dé el gobierno! ¡Que se esperen!
 
Tampoco les importa que una infección menor mal cuidada le haya costado la pierna a Alicia por no tener acceso a servicios médicos. ¡Que se espere!
 
Los niños que terminan la primaria sin saber leer, ni escribir bien, y que por eso no pueden inscribirse a secundaria, ¡que se esperen!
 
Las familias que viven en chozas hechas con varas y pisos de tierra, ¡que se esperen!
 
Quienes sobreviven días sin agua y esperan que el gobierno les instale un sistema de recolección de agua de lluvia ¡que se esperen!
 
En Guerrero hay 300,000 niños que se alimentan solo una vez al día. ¡Que se esperen!
 
Puedo seguir citando las miserias de muchos millones de mexicanos. Son historias repetidas por millones en el país, mientras César Camacho Quiroz, del PRI, Gustavo Madero, del PAN, y Jesús Zambrano, del PRD, negocian y amenazan, de acuerdo a sus intereses, en las mesas de los restaurantes más finos de México.
 
El Cártel de los Zetas, 'pelas'
 
La percepción del gobierno federal es que el Cártel de los Zetas está muy disminuido, luego de la captura de su máximo líder, Miguel Ángel Treviño Morales, el 'Z-40'.
 
'Está pelas', es lo que piensan. De cualquier manera se siguen todos los movimientos y las posibles reacciones del considerado “cártel más violento” en sus zonas de influencia, que son muchas. Hay especial atención en Tamaulipas, Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí y Veracruz.
 
 
Parece difícil que Omar Treviño Morales, el 'Z-42' y hermano del 'Z-40', asuma el mando. Información de inteligencia indica que a sus 40 años padece de una avanzada diabetes que no le permitiría comandar al cártel.
 
 
 
Twitter: @Cachoperiodista