Opinión

Morena se tropieza solo

  
1
  

  

morena

El avance obtenido por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en los comicios del Estado de México se ha enturbiado por el escándalo en el que está metido hasta el cuello el delegado de Tláhuac y miembro prominente de ese partido, donde sin duda la factura pasará a su partido en la elección del próximo año en la CDMX, en la que se disputará la jefatura de Gobierno y las delegaciones políticas, entre otros cargos de elección popular.

En ese contexto, su correligionaria, la maestra Delfina Gómez, acusada de corrupción, inició un periplo de diez días con un objetivo y éste no va encaminado a alcanzar ninguna gubernatura, porque de antemano sabe que la realidad de los números no le alcanza como para litigar en tribunales un triunfo que no obtuvieron por la vía de los votos, no, aunque ese será el pretexto, porque en la estrategia de su líder todo indica que van a repetir la fórmula de las campañas adelantadas y fuera de toda normatividad.

Los triunfos de Delfina se ubican principalmente en municipios al norte del otrora Distrito Federal. En esa parte se ubican territorios que principalmente son gobernados por representantes del PAN y el PRI; pero en la nueva composición de votos, Morena tuvo un avance significativo al obtener mayoría de sufragios en municipios como Naucalpan, Atizapán, Cuautitlán, Tultitlán, Ecatepec e Ixtapaluca.

Aunque la marcha denominada De la Esperanza inició en la tierra natal de Delfina, en Texcoco, el recorrido contempla, además de municipios mexiquenses, delegaciones de la Ciudad de México, donde sus más fieles seguidores avanzan al grito de 'fraude' y 'casilla por casilla', simulando una defensa que por supuesto no existe, pues el movimiento no es otra cosa sino el inicio de otras campañas, la de Delfina para senadora y la de José Ramón López Beltrán, el hijo del Peje, para algún cargo también de elección popular.

Con lo que no contaban los marchistas de este periplo, es que su llegada a la CDMX se da en un momento donde la imagen de Morena ha sido arrastrada por los suelos con la cloaca que se destapó en Tláhuac, donde el delegado Rigoberto Salgado, de filiación morenista, es acusado de omisión y complicidad con la banda delictiva que operaba en ese territorio, y lo menos que se dice es que en esas correrías hubo distribución de droga, extorsión y secuestros.

Entonces, lo que parecía una campaña adelantada de Delfina, es un hecho que culminará en una derrota más, ya que sin llegar a Tláhuac la ha alcanzado un conflicto mediático que sigue creciendo, al grado de que los principales liderazgos han tenido que salir a dar la cara para defender lo que a la luz pública parece indefendible; y como el asunto de Tláhuac tiene prioridad, las campañas adelantadas de Delfina y José Ramón tendrán que esperar.

El ejercicio parecía oportuno, así han avanzado las más de las veces los candidatos de Morena, adelantándose a los tiempos y con total ventaja sobre sus competidores. Morena es gobierno en jurisdicciones capitalinas, como Azcapotzalco, al norte de la ciudad, y que con los recientes votos alcanzados en territorio mexiquense el escenario pintaba para seguir avanzando en esa región, pero no contaban con que en Tláhuac, de uno de los suyos, salió un buscapiés, al estilo de la tradicional feria de las luces en la región, que hará tropezar a más de un dirigente morenista.

CUAUHTÉMOC.- Inusual en su conducta, nos cuentan que el hijo del General Lázaro Cárdenas, el ingeniero Cuauhtémoc, dejó plantado a un grupo de representantes de la pluma y el micrófono. Así, sin dar mayor explicación.

También te puede interesar:

¿Democracia, partidocracia o populismo?
Moreno Valle, bajo la lupa
El futuro que se avecina