Opinión

“Las Juanas” y la segunda edición del bazar de granos en el DF

 
1
 

 

La exhibición y venta incluye alimentos, recetarios, libros, un huerto urbano y otras opciones para contribuir a una alimentación sana. (Cortesía)

La más apasionada de las apasionadas de las “granjas urbanas” en México debe de ser sin duda Beatriz Altuzar, una chava que accidentalmente dio con la necesidad de sembrar brócoli en un clóset de su casa y de ahí ha creado todo un movimiento “procultivos urbanos”, una marca, Green Be (ser verde o existencia verde) y está por iniciar el segundo bazar de granos en la capital de la República Mexicana que ha de ser la entidad en el país que tiene menos áreas verde cultivable de toda la nación.

Ese primer cultivo de brócoli en su clóset dio vida a “Las Juanas”, varias plantas a las que, a todas, les puso nombre de Juana… Juana María, Juana José, Juana… y así hasta tener todas un nombre. Todas “Las Juanas” fueron obsequiadas a amistades con la petición de que fueran cuidadas y se iniciara un programa de adopción de plantas que sirvieran de primer paso para la creación de cultivos urbanos.

Las Juanas nacieron en 2010. En realidad nacieron en ese año porque Beatriz se cambió de domicilio del que tenía con sus padres a vivir con su novio. Y con su novio se fue a La Herradura, donde hay que manejar mucho para llegar al primer supermercado o primera recaudería. Si hay que manejar mucho imagine cuánto hay que caminar.

Pues caminó, caminó y caminó hasta que se le dio la idea de que era más conveniente iniciar cultivos en casa. De ahí el primer clóset habilitado para el efecto.

Su pasión por los cultivos urbanos la llevó a ser una líder en la materia dentro de las comunidades con las que se relacionaba. Le vinieron demandas de talleres y pláticas. En paralelo avanzó con algunas acciones relacionadas con la que acabó siendo su marca “Green Be”.

Comenzaron con “charlas de centavo” y posteriormente con talleres mejor integrados. Entre 2013 y 2014 al menos 600 personas fueron capacitadas en las artes del cultivo urbano que tienen la virtud de transformar la visión que tiene el ser humano respecto a su lugar en la vida y la manera en que es prudente vivirla.

Beatriz pasó del clóset a la azotea y sus andadores. De la repisa del clóset pasó también a las camas de cultivo y de la idea del “ser verde”, pasó a la idea de un bazar en donde las personas interesadas en cultivos urbanos no sólo intercambiaran información sino también especies vegetales con capacidad de ser parte de una alimentación equilibrada y sana para el ser humano.

El primer bazar lo organizó el año pasado en pocas horas y por la respuesta de la gente, mucho más generosa de lo que podía haber llegado a imaginar, se quedó con las ganas de hacer uno de dos días y no de uno. En este año, a finales de marzo, va a desarrollarse en dos días, 28 y 29 en la colonia Roma en Casa Jalapa, calle Jalapa 90. Van todos los interesados en los cultivos urbanos. Irán los padres adoptivos de Las Juanas.

Ahí habrá, además, información, venta de semillas, de aditamentos para realizar huertos urbanos, conferencias, casos de éxito, trueque de semillas, conocimiento de variedades poco manejadas comercialmente e incluso criollas, nativas y reliquias, semillas que no son comercialmente muy manejadas pero que cuentan con potenciales nutritivos relevantes.

Beatriz lo hizo posible, extraordinariamente posible.

Correo: direccion@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
El DF apuesta por los jóvenes como activo (II)
El DF apuesta por los jóvenes como activo (I)
Se equivoca el sistema educativo nacional con talentos emprendedores