Opinión

La reforma energética genera empleos, pero no para mexicanos…

  
1
  

    

petróleo

Mucho se escribió sobre la crisis de proveedores de Pemex que dejó altos saldos de desempleo en las ciudades costeras de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y Campeche durante los últimos tres años. Sin embargo, poco se supo que en septiembre de 2016 la petrolera nacional lanzó el contrato PEP-CAT-O-GCSEYP-00027510-16-1 de “Servicios integrados para perforación, terminación y reparación de pozos de aguas someras”, que fue visto como la luz al final del túnel pero que, sin embargo, decidió apegarse al Tratado de Libre Comercio y no exigir un mínimo de contenido nacional en el concurso.

Esto lo hizo conforme al artículo séptimo transitorio del decreto por el que se promulgaron los cambios constitucionales que dieron pie a la reforma energética, en diciembre de 2013, y que en su último párrafo afirma que “las disposiciones legales sobre contenido nacional deberán ajustarse a lo dispuesto en los tratados internacionales y acuerdos comerciales suscritos por México”.

Lo que hizo Pemex para esta licitación es válido y apegado completamente a derecho, aunque… estaba consciente de la situación económica, producto del impago a los proveedores, por lo que echarles la mano no habría estado mal.

Han sido tiempos duros para las ciudades petroleras, Por ejemplo, entre 2015 y 2016 en Ciudad del Carmen, Campeche, se perdieron 22 mil empleos, mientras que entre Tampico, Ciudad Madero y Altamira, el IMSS reportó que se cerraron tres mil 500 plazas, la mayoría petroleras, en el mismo periodo.

“He aquí la paradoja, el gran conflicto existencial entre ser una empresa productiva y ser del Estado. Resulta complicado servir a dos amos antagónicos, ambivalentes, opuestos radicalmente, con necesidades tan ambiguas: empresarios y pueblo. El punto de equilibrio existe, encontrarlo es el gran reto, satisfacer y permanecer son tareas titánicas”, escribió el abogado Erik Priego a razón de este caso específico.

Para ese concurso, Pemex utilizó los principios de abastecimiento estratégico, adjudicando 40 por ciento al consorcio formado por Baker Hughes, BH Services y BJ Services Company Mexicana, con un monto de 356 millones de dólares; 20 por ciento a Weatherford de México, Global Drilling Fluids de Mexico, PD Oilfield Services Mexicana, WFO y WPA, con 178 millones, y diez por ciento a Marinsa, Qmax, Perfolat, con 89 millones de dólares.

El 30 por ciento restante del presupuesto máximo se adjudicará mediante la evaluación del desempeño de los mismos contratistas.

Para muchos aspirantes nacionales el concurso resultó injusto, pues la modalidad contractual, procedimiento, bases, criterios de precalificación y modificaciones, parecían indicar acceso restringido, pues de los 25 interesados iniciales, pocos cumplían con los parámetros propuestos.

“Lo anterior obliga a considerar replantear la estrategia contractual para futuros escenarios, con la finalidad de incrementar la participación nacional. Indudablemente se requieren mayores exigencias en cuanto al grado de integración nacional, así como sensibilidad respecto a las condiciones comerciales y técnicas del mercado”, señaló Priego.

De acuerdo con el abogado, hay que recordar que la empresa se financió durante meses de los proveedores; dejó de pagar o desconoció adeudos, algunos irregulares e insoportables; ajustó precios, costos y compras; aplicó recortes salariales, beneficios del personal y jubilaciones; renegoció contratos variándolos considerablemente, en algunos exigiéndose la reducción de hasta 45 por ciento, so pena de terminación.

Debemos recordar que Pemex es ejemplo, y aquí dejó claro que existe una ventana para las petroleras que vienen detrás.

NO MÁS GASOLINA
El incremento constante en el precio de las gasolinas a partir de este año ya le pasó factura a la industria automotriz convencional, ya que la venta de coches híbridos y eléctricos en el país reportó un crecimiento de más de 300 por ciento durante enero pasado.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz reportó que durante el primer mes de este año se vendieron en nuestro país 593 unidades de este tipo, contra sólo 140 del mismo periodo del año pasado. Siguen predominando los híbridos, especialmente el Toyota Prius, pero vaya, es un claro signo de que las personas queremos ver menos con aquello que se relacione con la industria gasolinera.

CERTIFICACIÓN DE ORO EN GAS
La próxima semana la Asociación Internacional de Derechos de Vía (IRWA, por sus siglas en inglés), entregará al Cenagas, que dirige David Madero, una certificación que le permitirá presumir de su nivel internacional, reveló una fuente.

Recuerda que aquí en EL FINANCIERO te informamos de los gasoductos que Pemex le pasó al Cenagas, 40 por ciento no tienen títulos de propiedad, un tema en el que esperemos que la IRWA le pueda asesorar.

AHÍ COMO COSA SUYA
Ya que el gobierno mexicano anda de plácemes encerrando pillos, por favor ya suelten los nombres de los implicados en el caso Odebrecht. Ya en Perú encerraron al expresidente Alejandro Toledo, acusado de recibir sobornos por 20 millones de dólares de la brasileña. ¿Y aquí?

Nos leemos en la próxima entrega.

Correo: atorresh@elfinanciero.com.mx

Twitter: @Atzayaelh

También te puede interesar:
¿Cuánto te debe robar una gasolinera para que la cierren?
Empresario que estuvo inhabilitado podría ganarle a Slim contrato millonario con Pemex
Ese pequeño imperio llamado CFE