Opinión

La puerta a la indecencia en una botella de mezcal

  
1
Viejo Indecente

  

Mezcal 'Viejo Indecente'

Todos tenemos deseos y placeres censurados, o al menos eso dicen los creadores de "Viejo Indecente", quienes aseguran que con su mezcal han creado una llave para abrir la puerta de la indecencia y dejar salir a nuestro verdadero yo. ¿Pero qué hay en este mezcal más allá de su propuesta seductiva?

A diferencia de otras marcas, ellos apuestan por un destilado que exponga los sabores del agave sin enmascararlos detrás del ahumado. Lo logran gracias a un proceso inventado por la familia Lucas García, cuyos integrantes han sido productores de mezcal por tres generaciones: un horno de mampostería que funciona con vapor en vez del típico horno de tierra que cuece la piña con brasas y brinda al producto final notas de humo.

Con esta técnica también se garantiza un proceso más eficiente y ecológicamente consciente, con el que se gana más rendimiento de cada piña y además se evita la tala de árboles para alimentar los hornos.

Otra diferencia es que los agaves utilizados en "Viejo Indecente" son cultivados en la propiedad del mismo productor: en Miahuatlán de Porfirio Díaz, Oaxaca. Esto les garantiza cuidado y sustentabilidad, pues otras marcas corren el riesgo de sufrir desabasto debido a la creciente demanda de agaves.

Los Lucas se aseguran de que el Espadín, para su primer mezcal, llegue a su madurez luego de aproximadamente ocho años. El resultado es un destilado con aromas intensos a hierbas, pimiento verde y un toque de acidez que recuerda el chile serrano o tamarindo con chile, mientras que en boca resulta terso y fácil de beber a pesar de su 45 por ciento de alcohol, con una mineralidad marcada similar a la de las aceitunas que compensa la falta de ahumados.

Para su segundo mezcal, de nombre "Ensamble", mezclan el mismo Espadín de ocho años con un Madrecuixe cultivado de aproximadamente 12 a 15 años de edad. Su sabor es más complejo, mezclando los aromas de maguey cocido y madera del Madrecuixe con una parte herbal y fresca del "Espadín", yendo y viniendo entre la mineralidad y un toque ligeramente dulce. A 48 por ciento de alcohol, es notorio cómo calienta la garganta, pero no resulta agresivo, por lo que se puede disfrutar solo.

Aunque sus precios están por encima de lo que comúnmente se encuentra en el mercado, le recomiendo probar "Viejo Indecente", un mezcal fácil de beber, pero de gran complejidad, que está hecho bajo el principio de respeto por la naturaleza y por los productores. Pruébelo en casa con unas aceitunas o quesos semi maduros.

SE CONSIGUE EN:


- La Naval Sección gourmet, de El Palacio de Hierro
- Duty Free
- Algunos restaurantes
- O través de su página de Internet: www.viejoindecente.com

Twitter: @rucoindecente

Facebook: mezcalviejoindecente

1
  

   

Mezcal
1
  

   

Mezcal


Twitter del autor: @Ysusi