Opinión

La posverdad de Oxfam

    
1
  

  

Oxfam (Tomada de @oxfammexico)

Interrumpo la conversación que teníamos acerca de la llegada de Donald Trump al poder, debido a una información que desde el domingo por la noche ha navegado por todas partes. Me refiero a la afirmación que ha hecho Oxfam, una organización muy reconocida en la lucha contra la pobreza. La frase, tal y como aparece en el documento Una economía para el 99% es: “Ocho hombres tienen ahora la misma cantidad de riqueza que la mitad más pobre del mundo”. La frase es, y no es, cierta al mismo tiempo, aunque suene extraño.

La comparación que hace Oxfam resulta de sumar la riqueza que Forbes asigna a los ocho hombres más ricos del mundo con los datos de riqueza que estima Credit Suisse. Y sí, efectivamente, la riqueza que tiene la mitad de abajo se acerca mucho a lo que tienen estos ocho hombres, cerca de 400 mil millones de dólares.

El detalle está en que esa mitad no es necesariamente la más pobre, sino sólo en el sentido de ser “la que menos riqueza tiene”. Parecería que es exactamente lo mismo, pero no es así. Por la manera en que calcula Credit Suisse, el 10 por ciento con menos riqueza no es que tenga poco, sino que debe más de lo que tiene. Por esa razón, en ese grupo hay una presencia excesiva de países desarrollados. De los 20 países con más problemas en ese grupo, 18 son desarrollados. Más notorio aún, el país en el que el 10 por ciento inferior está en peores condiciones en todo el mundo es… Dinamarca. De hecho, bajo esa estimación, 40 por ciento de los daneses está en peor condición que el 10 por ciento más pobre de los mexicanos, porque su riqueza es negativa o, en el mejor de los casos, cero. En este cálculo, Dinamarca y Suecia tienen una peor distribución de la riqueza que Chile y México, para abundar en el ejemplo. Pero una persona con 'riqueza negativa' lo puede ser porque es sujeto de crédito, y eso no siempre corresponde con lo que imaginamos como 'pobre'.

Lo que hace Oxfam es utilizar una frase en la que una palabra puede tener diferentes significados para que su convocatoria suene mucho más fuerte. Es cierto que ocho billonarios tienen el equivalente a lo que suma la mitad con menos riqueza, pero no la mitad más pobre, en el sentido más frecuente de esta palabra. De esta forma, una media verdad se convierte en algo mucho más contundente, que sirve para ganar discusiones y movilizar recursos. Eso, creo, es lo mismo que hizo en muchas ocasiones la campaña de Donald Trump, y cosechó grandes insultos de parte de muchas personas que ahora difunden la afirmación de Oxfam.

Se trata de una media verdad innecesaria. La comparación correcta, en el sentido más frecuente del término 'pobre', es que esos ocho hombres tienen la misma riqueza que el 25 por ciento más pobre de la humanidad. No creo que se necesite más para enfatizar la terrible desigualdad de la riqueza en el mundo, y por eso sorprende lo que hizo Oxfam. Peor cuando en su mismo reporte (figura 1, pág. 12) está claro el gran avance en redistribución de ingreso (no de riqueza, claro) de los últimos 25 años (y que comentamos acá en diciembre).

Se queda pendiente el tema de en qué medida debe atenderse la desigualdad. Porque mientras que enfrentar la pobreza no tiene objeción moral alguna, el tema de desigualdad no es tan fácil de defender. ¿Cuál es el problema de la desigualdad? ¿Qué alimenta el vicio de la envidia? Eso lo platicamos en otra ocasión.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
'Reality show'
Trump, es el cambio social
Trump, no fue la economía