Opinión

La economía de una sociedad libre

 
1
 

 

¿Se queda sin motores la economía?

Sexenio tras sexenio seguimos igual o peor. La mitad de la población en la pobreza y con una violencia semejante a la de un país en guerra.

La contienda electoral de 2018 será muy reñida. Yo espero, como elector, escuchar propuestas nuevas, que despierten en mí la esperanza de que el deterioro puede detenerse y revertirse. 

Lo más original que he escuchado hasta ahora ha sido la propuesta del ingreso básico universal. No es una idea nueva (en nuestro país Gabriel Zaid la formuló en noviembre de 1973 en la revista Plural). Sin duda alguna es una idea poderosa. En primer lugar, y esto es algo central, permite erradicar el hambre. Además mitiga la pobreza, reduce la desigualdad y termina de una vez por todas con el clientelismo político (es decir, con el instrumento del que viven el PRI, el PRD y Morena). Cita Zaid a McClelland: “Lo esencial es que el hombre pueda creer en sí mismo como originador o agente de cambios, como alguien que puede resolver problemas eficazmente por su cuenta”. Es, en este sentido, una propuesta profundamente liberal que plantea que la gente reciba dinero (todos los mexicanos a partes iguales por el sólo hecho de serlo) para que lo gaste, invierta o ahorre de la manera en que lo crea conveniente, y no al modo en que el Estado se lo imponga. 

No es, como lo repiten con ingenuidad ciertos comentaristas, una propuesta populista. Todo lo contrario. El populista otorga recursos o servicios (los que él cree necesarios) a cambio de obediencia. Con el reparto en efectivo universal se termina la discrecionalidad. Todos reciben: los ricos y los pobres. Con una diferencia enorme: los ricos reciben mucho menos de lo que aportan y los pobres mucho más. Una auténtica reforma redistributiva.

La propuesta del ingreso básico es del Frente (híbrido del PAN y el PRD). José Antonio Meade, precandidato del PRI, en entrevista con EL FINANCIERO sentenció que la propuesta “refleja una falta brutal de comprensión de las finanzas públicas, o si se entiende de finanzas públicas, es un intento real de engañar”. En verdad hace falta muy poca vergüenza para hacer una afirmación semejante. Meade ha sido dos veces Secretario de Hacienda (en el gobierno de Calderón y en el de Peña). Presume de finanzas sanas. Finanzas sanas en un país donde la mitad de la población está sumida en la pobreza. Finanzas sanas que sirven sólo a la mitad del país desarrollado. Eso es lo que yo llamo tener “una falta brutal de comprensión” del país en el que vive. 

La propuesta tiene antecedentes remotos: los emperadores romanos entregaban raciones de trigo a la plebe. En el siglo XVI Luis Vives propuso que los municipios se encargaran de alimentar directamente a los pobres y el Marqués de Condorcet, durante la Ilustración, escribió sobre la seguridad social universal. En el siglo XX han sido partidarios de esta idea Bertrand Russell y el ministro laborista inglés Clement Atlee.

Ricardo Anaya la presentó recientemente como la propuesta central del Frente. La exposición que hizo de esta idea, como corresponde a un político en campaña, fue muy pobre. Una presentación esquemática, sin matices. Quien quiera ahondar más sobre esta idea puede leer el ensayo 'Repartir en efectivo' de Gabriel Zaid (en El progreso improductivo, Random House) y el muy reciente Ingreso básico, una propuesta radical para una sociedad libre y una economía sensata, de Phillipe van Parijs y Yannick Vanderborght (Grano de sal, 2017). 

A grandes rasgos la propuesta consiste en reunir una gran bolsa presupuestal (compuesta de 5.0 por ciento del IVA recaudado y del ahorro obtenido por la supresión de muchos de los más de seis mil 500 programas sociales, asistenciales y clientelistas) y repartir “a partes iguales entre todos los ciudadanos el ahorro obtenido, depositando en sus cuentas de ahorro (...) sería redistributivo; pondría el ahorro en manos de los ciudadanos, que lo cuidarían, no de los burócratas, que han destruido el ahorro social; y, finalmente, es justo. La mecánica de transferencia puede ser muy sencilla, por medio del padrón electoral” (Gabriel Zaid).
 
Debo decir que la propuesta que presentó Ricardo Anaya es insuficiente. Inyectar una gran cantidad de dinero a la economía puede tener un gran efecto inflacionario y hacer que resulte peor el remedio que la enfermedad. Es por eso imprescindible que ese reparto se realice acompañado de lo que Zaid ha llamado “oferta pertinente” para la población pobre. Esto consiste en ofrecer una variedad de productos que puedan elevar la productividad de las familias necesitadas: máquinas de coser, bicicletas arregladas para dar servicios, equipo para mejorar la siembra, etcétera. Zaid: “Sextuplicar el ingreso de la población más pobre no serviría de mucho sin una oferta de cosas adicionales, oportunas y pertinentes que comprar. Si no va a haber más que lo mismo, tener seis veces más dinero sextuplicará los precios de lo mismo.” 

Se trata, en suma, de transformar de raíz la organización nacional. Pasar de ser un país de gobierno paternalista con una población pobre atada al clientelismo, a un país sin hambre. Un país de mujeres y hombres libres de decidir por ellos mismos sin depender del gobierno en turno. Es decir, un país muy distinto al que habitamos. Se necesita una nueva visión de futuro. Esta es una oportunidad. 

Twitter: @Fernandogr

También te puede interesar:
La inequidad como forma de violencia
8 de junio de 1969
Verdades incómodas

Sign up for free