Opinión

La economía crece a pesar
del difícil entorno externo

 
1
 

 

supermercado

La economía nacional, medida por el Producto Interno Bruto, creció 0.6 por ciento en el segundo trimestre del año en comparación con el trimestre previo, lo que equivale a un incremento de 3.0 por ciento respecto al mismo trimestre del año anterior con información desestacionalizada.

En estos trimestres hay con frecuencia un problema por la estacionalidad de la Semana Santa y de las vacaciones escolares, ya que en ocasiones ocurren en un trimestre y en otros años en el otro. Por lo mismo es útil ver lo que sucedió en el semestre en su totalidad, para así eliminar gran parte de la variación por la estacionalidad.

Así, en los primeros seis meses de este año la economía creció 2.3 por ciento en comparación al año anterior, lo que confirma que se mantiene el crecimiento de la producción nacional, sobre todo apoyada por el sector de servicios y las exportaciones.

Para mucho parece sorpresivo que la economía de México siga creciendo, a pesar del difícil entorno externo, así como por los fuertes ajustes internos correspondientes, como son la reducción en el gasto público, la devaluación del tipo de cambio sufrida en la parte final del año pasado y principio de 2017, y el fuerte incremento en las tasas de interés.

Fueron varios y frecuentes los comentarios de que tendríamos una severa recesión si se continuaba por ese camino y exigían un cambio en el modelo aplicado, pero hoy vemos que no fueron correctos.

En realidad es al revés, ya que el crecimiento se sostiene debido a los ajustes realizados internamente. Esto sucede porque cuando hay un fuerte ajuste o shock en el exterior algún sector debe de absorberlo, ya sea por medio de un menor poder de compra de los consumidores o por caída en las exportaciones, por reducción en los ingresos públicos o por perdida de los ahorros de la población, por mayores impuestos a las empresas y otros mecanismos más.

México está sufriendo en la actualidad no sólo un shock externo, sino tres de manera simultánea. Cualquiera de ellos hubiera provocado una fortísima crisis hace algunos años, pero se están pudiendo superar en la actualidad y se mantiene el crecimiento económico. Los mismos son:

1) Caída en los ingresos petroleros externos y su correspondiente impacto en los ingresos públicos.

2) Cambio en la política monetaria internacional, lo que se refleja en menores flujos de divisas y en mayores tasas de interés externas.

3) El triunfo de un candidato presidencial en Estados Unidos (país al que canalizamos cerca de 30 por ciento del PIB por exportaciones) que anuncia la cancelación del Tratado de Libre Comercio y aranceles extraordinarios a nuestros productos, perjudicando las expectativas de los inversionistas en nuestro país.

Para evitar que estos shocks se traduzcan en una caída generalizada en la producción y el empleo, algún sector debe de realizar el ajuste correspondiente. Varios de los mecanismos para lograrlo han sido los siguientes:

1) Debilitamiento del tipo de cambio, lo cual encarece las importaciones reduciendo su consumo, pero al mismo tiempo apoya a las exportaciones.

2) Aumento en las tasas de interés, lo que castiga a los deudores, a las empresas que utilizan el crédito y a quienes retiran su ahorro a plazos largos. Sin embargo, se premia a los ahorradores y a quienes repatrien sus recursos del exterior.

3) El incremento en la inflación, que reduce el poder de compra de los consumidores, pero por otro lado propicia un incremento en la producción interna.

4) Finalmente, un ajuste en el gasto público para evitar que la inflación sea mayor y se liberan recursos financieros en la economía, lo que permite un ajuste en las demás variables.

Fundamental en este proceso ha sido disponer de mercados flexibles, como son el del tipo de cambio, el de las tasas de interés y el externo para que sean los productores y los consumidores quienes realicen los ajustes correspondientes que mejor convenga a cada caso en particular. Sin embargo, la presión externa no ha terminado y podrían tenerse mayores ajustes en los siguientes meses.

* El autor es economista.

Opine usted: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
​Mejora la perspectiva de la calificación de México
Una nueva etapa en la renegociación del TLCAN
Los ataques de Trump elevan el superávit de México