Opinión

Independientes 

12 octubre 2017 5:0
 
1
 

 

Frente Ciudadano

Si bien se abrió la vía independiente para registrar candidatos a puestos de elección popular, incluida la Presidencia de la República, se vislumbra muy difícil que quienes así contiendan en el 2018 puedan acceder al triunfo. Habrá algunos candidatos que a nivel local que pueden lograrlo porque en ciertas las comunidades mantienen niveles de participación que identifican liderazgos más allá de partidos y pueden premiarlos con sus votos. Al final son más de 3,400 cargos los que se elegirán en la próxima contienda.

Si se diera el fenómeno de un líder carismático que despertara una expectativa importante entre diversos sectores de la sociedad, la vía independiente pudiese ser un camino. En estos momentos en México no hay esas condiciones. El propio AMLO que goza de liderazgo y popularidad optó por crear su propio partido para contender, ya sin la molesta participación de quienes en su momento osaron cuestionar sus decisiones. Hay alrededor de 37 candidatos registrados en el INE para la contienda en esta modalidad.

No fue sorpresiva, pero si cuestionable la renuncia de Margarita Zavala al PAN. Su mensaje fue triste, sin propuesta ni contenido, con sus aspiraciones pisoteadas por una dirigencia que controla los órganos partidistas. Sin una reflexión seria de la aportación que piensa hacer a la contienda y al país. Se circunscribió a la pugna interna, que cuestiona la burocracia partidista, que la limita en sus opciones, tema válido, pero que deja de lado la propuesta de construcción nacional. Al final, recordemos que el ex Presidente Calderón también ejerció el dominio del PAN desde la Presidencia, nombrado y removiendo la dirigencia nacional e incluyendo a varios miembros de su gabinete en las listas, independientemente de militancia.

Muchos no van a renunciar al PAN. Señalan que darán la batalla desde adentro. Lo cierto es que la salida de Margarita Zavala fortalece a varios en sus negociaciones para acceder a las candidaturas en el 2018. Y no es lo mismo ser postulado por el PAN y posiblemente por el Frente con el PRD-MC que ir solo a una contienda competida. Así que será más adelante cuando se conozca realmente el tamaño de la ruptura. Solo quienes no tienen opción dentro del partido habrán de abandonar para estar a tiempo de registrarse como independientes.

Entre los independientes que se han inscrito hacia el 2018 a la Presidencia de la República figuran personajes del más diverso origen y orientación ideológica. Sobresalen el Senador Armando Ríos Pitter; el Gobernador Jaime Rodríguez “El Bronco”; el periodista Pedro Ferriz; la representante del EZLN, María de Jesús Patricio; el empresario Gustavo Jiménez Pons; el ex Gobernador y Senador Patricio Martínez; el académico Edgar Ulises Portillo; y una larga lista. Otros han decidido declinar, por diversos motivos, como Emilio Alvárez Icaza y Jorge Castañeda.

Falta que Margarita Zavala solicite su registro. La confrontación empero se mantiene. El líder del PAN, Ricardo Anaya acusa complot entre calderonistas y el PRI; a lo que le reviran que en ser oposición le dan lecciones. Y seguirán las descalificaciones. En efecto Zavala puede restar votos al PAN y al Frente. El más contento y no lo disimula es AMLO que ve posible alcanzar la Presidencia con un porcentaje menor de votos.

Desde luego el PRI se ha vuelto más competitivo, pese a que arrastra grandes negativos. Dependerá de que logre mantener unidad interna y que su candidato se posicione como el verdadero opositor a AMLO. Despuntan Aurelio Nuño y José Antonio Meade. Ninguno cuenta con experiencia como candidato. Al primero su cercanía con EPN y su escasa experiencia político-administrativa le pesan. Al segundo muchos priístas no lo aceptan, aún cuando cautivaría muchos votos del PAN y es garantía de buen gobierno. No se descartan otras opciones como José Narro, quien también mantiene una limpia trayectoria y amplia experiencia, requisitos indispensables a un candidato competitivo. Pero el hambre de triunfo hace milagros.

El caso es que también influirán factores externos. Uno de ellos es la complicada relación con EU. Ya Donald Trump da por concluido el TLCAN y ha impuesto condiciones inadmisible para propiciar el fracaso de las negociaciones. Empresarios norteamericanos se aprestan a la defensa, pero no necesariamente tendrán éxito. Los mexicanos prefieren salir de una acuerdo antes que aceptar condiciones que restan oportunidades y guiarse por reglas OMC en espera del fracaso de Trump y los costos que se impondrán a los consumidores norteamericanos con el aislamiento.

Así las cosas, no se vislumbran escenarios sencillos. La contienda será de descalificaciones, y lo que está en juego es la conducción del país en una de las etapas más complicadas de su historia, aderezada por la reconstrucción derivada de sismos y huracanes. Por eso es difícil pronosticar resultados. Son muchas variables. Pero al parecer tendremos tres candidatos fuertes y solo dos cerrarán una contienda en la cual se puede aventajar por una nariz. Los nuevos votantes, millenials, si ejercen su voto, habrán de definir su propio futuro.

Por lo pronto el PRI define sus reglas internas para posicionarse hacia el 2018. AMLO trata de mantenerse como puntero; el Frente busca ir más allá de postulaciones, y los independientes inauguran una nueva vía. La moneda está en el aire. Las propuestas por definirse, aunque será el hígado, no la cabeza, el que puede imperar ante
escenarios negativos. México merece más que el enojo. Espejismos pueden tener consecuencias catastróficas. Así inicia el proceso electoral. 

También te puede interesar:
Se Cimbró México
Paquete Económico y reconstrucción
Del Congreso y algo más