Opinión

Diseño de cubiertos para personas con capacidades distintas

 
1
 

 

Pymes.

El asunto no tiene desperdicio si se toma en consideración que en el país habría más de diez millones de mexicanos con algún tipo de capacidad distinta a las regulares y que muchos de ellos padecen los procesos de alimentación porque no hay en gran parte del mundo cubiertos, cucharas, cuchillos o tenedores que se adapten a sus problemas motrices.

Lo más lógico es pensar que una persona que ha enfrentado esas limitaciones se marcó el reto de crear instrumental necesario y al tamaño de las necesidades de millones de personas en México y en muchísimos otros países del mundo. Pero no. Los creadores ni tienen limitación alguna ni cuentan con familiares directos que las tengan.

Una convivencia con niños mexicanos con algunos de estos problemas les abrió la necesidad de trabajar en favor de ellos y finalmente han conseguido un conjunto de aditamentos que se adaptan a varias necesidades específicas de personas que tienen rigidez muscular que es una de las características comunes en varias limitaciones físicas de quienes llegan a presentar capacidades diferentes.

Han trabajado en estos cubiertos por más de dos años. Han hecho pruebas escrupulosas que contempla peso de los cubiertos, temperaturas del organismo humano, tono muscular, movimientos involuntarios, sudoraciones, posibilidades de que el paciente pueda abrir la boca e incluso cerrarla intempestivamente.

Los emprendedores mexicanos Gabriela Zúñiga, Paulina Cadengo y Christian Calderón consiguieron cumplir su reto.

Su empresa se llama SMYTOOL y la marca es PABU es única en América Latina y sólo hay “competencia” en Alemania, Reino Unido y Canadá aunque las piezas mexicanas tienen enormes ventajas ya que no se trata de piezas unificadas sino han decidido dividir en dos las herramientas para la alimentación.

Hay mangos distintos o cabezales diferentes y lo que vendría siendo la cuchara, tenedor o cuchillo vienen aparte y se ensamblan con el mango, además que a la parte que se toma en la mano pueden ser añadidos otras piezas que se desarrollarán posteriormente para poder lavar dientes o peinar a la persona.

Los prototipos ya están listos y esperan en seis meses más comenzar a vender de manera “masiva”. Se ha realizado una suerte de fondeo altruista que les permitirá regalar 300 conjuntos de piezas a igual número de niños que requieren de estos aditamentos y que no cuentan con los recursos necesarios para comprarlos.

Cubiertos PABU saldrán al mercado en un precio menor a 300 pesos para propiciar que tengan posibilidad de llegar a la población que ya enfrenta con gastos muy altos para la atención de los pacientes con capacidades diferentes.

Los muchachos también trabajan ya para conseguir diseños de vasos y platos para la población objetivo.

Para más información acuda al sitio www.pabu.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
“Financieras” colombianas “atacan” mercados públicos en la CDMX
Mexicano obtiene lentes de botellas de PET
¿Pymes de oro en jaque?